Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares por información sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016

·3  min de lectura
Trump y Putin
El Departamento de Estado ofrece información relacionada por la supuesta injerencia rusa en los comicios que ganó Donald Trump en 2016.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de hasta 10 millones de dólares por información relacionada con la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, que ganó Donald Trump. La medida busca obtener datos, por ejemplo, de un colaborador del presidente Vladimir Putin y de un grupo de “trolls” (internautas perturbadores y provocadores) que, según las autoridades, alimentó una campaña de confrontación aquel año en las redes sociales.

La recompensa tiene como fin recibir información sobre la Agencia de Investigación de Internet (IRA por sus siglas en inglés), sobre Yevgeniy Prigozhin, un empresario acaudalado cuyos vínculos con Putin le valieron el apodo de “Putin Chef”, y sobre otras entidades implicadas en la injerencia en los comicios estadounidenses de 2016 que ganó el dirigente republicano, antecesor de Joe Biden.

Asimismo el Departamento de Estado describió la medida como parte de “esfuerzos más amplios para garantizar la seguridad e integridad de nuestras elecciones y protegerlas de interferencia extranjera”.

Joe Biden junto al secretario de Estado, Antony Blinken. Su área impulsa el ofrecimiento de recompensa. (AP Foto/Patrick Semansky)
Joe Biden junto al secretario de Estado, Antony Blinken. Su área impulsa el ofrecimiento de recompensa. (AP Foto/Patrick Semansky)

Prigozhin y otros doce rusos fueron acusados junto con la IRA en 2018 por el fiscal especial Robert Mueller, que investigó si Rusia tuvo conexiones con la campaña de Trump para influir en los comicios.

La estadounidense Oficina de Control de Bienes Extranjeros, dependiente del Departamento del Tesoro, dispuso fuertes sanciones y el aumento de la presión contra Evgeny al apuntar a sus activos físicos, “que incluyen tres aviones y un yate, así como a empleados de la IRA, financiada por Evgeny Prigojine”, habían señalado entonces.

De acuerdo el expediente, se les atribuyó haber impulsado una campaña de troleo en redes sociales destinada a sembrar discordia sobre temas polémicos y ayudar a Trump a derrotar a la demócrata Hillary Clinton. Según los funcionarios estadounidenses, Prigozhin proporcionó recursos a la IRA a través de empresas que controlaba. Ninguno de los acusados enfrentó juicio en Estados Unidos.

Es que en 2020 el Departamento de Justicia retiró los cargos contra dos empresas rusas mencionadas en la acusación, alegando que había llegado a la conclusión de que un juicio contra un acusado corporativo, sin presencia en Estados Unidos y sin posibilidad de un castigo significativo incluso en caso de condena, probablemente expondría herramientas y técnicas policiales delicadas.

Polémica

Según la inteligencia estadounidense, Moscú pagó a varios grupos de “trolls” como Internet Research Agency para difundir mensajes que complicaran a la candidata demócrata Hillary Clinton y favorecieran al empresario millonario.

El Rusiagate, como se había conocido la controversia en torno a la supuesta incidencia del Kremlin en la elección norteamericana, se había convertido en su momento en un dolor de cabeza para el presidente Trump. De hecho, varias personas llegaron a ser arrestadas , entre ellas el exjefe de campaña del republicano . Además, se abrió una investigación en el Congreso.

Desde Facebook indicaron en 2017 que unos 10 millones de personas pudieron haber visto los anuncios colocados por una entidad rusa -Internet Research Agency- que parecía dirigida a sembrar división y desconfianza.

Hillary Clinton y Donald Trump siguen su pelea camino a la presidencia de EE.UU. ayer tuvieron su segundo debate en la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri
Estados Unidos acusa a empresas rusas de perjudicar a Hillary Clinton en la campaña de 2016.

Pero además de los anuncios, la consultora basada en San Petersburgo habría difundido contenido tradicional no pagado, lo que llevaría a un número mucho más alto de internautas afectados, de acuerdo con el testimonio preparado por la red social para esas audiencias parlamentarias, citado en medios estadounidenses como The Wall Street Journal.

Según ese documento, el número de internautas estadounidenses que habrían podido ver historias u otro contenido de fuentes rusas llegaría a unos 126 millones, una considerable porción del electorado.

Con información de AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.