Estados Unidos: guía para entender las elecciones de medio término

© France 24

El 8 de noviembre, los estadounidenses celebrarán las 'midterms' para elegir la totalidad de la Cámara de Representantes y más de un tercio del Senado. El presidente Joe Biden llega debilitado y podría perder su estrecha mayoría tanto en la Cámara como en el Senado, obligándolo a una situación de cohabitación con un poder legislativo opositor. Están en juego la línea política del Congreso, la capacidad del mandatario para gobernar y las futuras dinámicas de la campaña presidencial de 2024.

El futuro del Congreso estadounidense se decidirá el próximo 8 de noviembre en los comicios de medio término. Estas elecciones permiten medir la temperatura del ambiente político en el país. Generalmente, desfavorecen al partido del presidente en el poder, ya que se sanciona el balance de sus dos primeros años de mandato.

Joe Biden, muy impopular a nivel nacional, logró recuperarse de su retraso en los sondeos este verano, pero a días de los comicios, se encuentra de nuevo bastante debilitado. Los temas que más importan a los estadounidenses, como la inflación, la inseguridad y la migración, favorecen tradicionalmente al partido republicano. Este último tiene oportunidades de ganar la mayoría en la Cámara Baja del poder legislativo e incluso en el Senado.

Los resultados revelarán si hay una coexistencia entre el presidente y el Congreso y qué equilibrios de poder se formarán.

También podrían influir en las futuras legislaciones sobre temas claves como el porte de armas, el aborto, la seguridad social, la migración o el medio ambiente.

¿Qué son las elecciones de medio término?

La importancia de los gobernadores y fiscales

El Partido Demócrata, debilitado durante las 'midterms'


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Elecciones de medio término en Estados Unidos: el duelo Biden-Trump como telón de fondo
Elecciones de medio término en EE. UU.: la arriesgada apuesta de Joe Biden por el aborto
Elecciones de medio término en EE. UU.: votantes preocupados por la inflación y el desempleo