Estados Unidos: cómo el gobernador Ron DeSantis transformó la identidad política de Florida

·6  min de lectura
El gobernador Ron DeSantis, en el Conservative Political Action Conference en Orlando, Forida. (Scott McIntyre/The New York Times)
SCOTT MCINTYRE

MIAMI.- Florida se siente como un estado con fiebre, su propia identidad que cambia a un ritmo frenético. Alguna vez el mayor campo de batalla presidencial, de repente se convirtió en un laboratorio de posibilidades para la derecha norteamericana.

Las discusiones sobre orientación sexual e identidad de género están prohibidas en los primeros años de la escuela primaria. Manuales de matemática prohibidos, por lo que el estado llamó “adoctrinamiento”. Escuelas y empleadores limitados en lo que pueden enseñar sobre el racismo y otros aspectos de la historia. Profesores titulares de universidades públicas sometidos a nuevas revisiones. Abortos prohibidos después de 15 semanas. La creación de una oficina de aplicación de la ley para investigar los delitos electorales. Un mapa del Congreso rediseñado para dar a los republicanos una ventaja aún mayor.

Y, quizás lo más sorprendente de todo, Disney, durante mucho tiempo un gigante corporativo intocable, despojado de la capacidad de gobernarse a sí mismo por primera vez en más de medio siglo, en represalia por la oposición de la compañía a la represión de las conversaciones LGBTQ con niños en edad escolar.

El gobernador Ron DeSantis con el expresidente Donald Trump en un rally en Ocala, Florida, en octubre de 2020. (Doug Mills/The New York Times)
DOUG MILLS


El gobernador Ron DeSantis con el expresidente Donald Trump en un rally en Ocala, Florida, en octubre de 2020. (Doug Mills/The New York Times) (DOUG MILLS/)

“Tiene esta sensación de ‘Oh, ¿qué diablos acaba de pasar?’”, dijo Kristen Arnett, novelista y nativa de Orlando que ahora vive en Miami. “Es abrumador”.

Florida se transformó en los últimos dos años a medida que el gobernador Ron DeSantis aumentó y ejerció su poder con un efecto notable, adoptando políticas que alguna vez parecían impensables. Eso convirtió al gobernador republicano en uno de los favoritos de la base de espectadores de Fox News y lo convirtió en un posible contendiente presidencial.

DeSantis puso reparos a la consulta sobre si buscará la Casa Blanca en 2024 incluso si el expresidente Donald Trump se postulara nuevamente. Trump se retiró, por ahora, a su propiedad de Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida) y se perfila como el “rey” o “hacedor de reyes” de su partido. Sin embargo, es DeSantis quien ha mantenido a Florida en el centro de atención nacional, sin descanso.

Combinación de factores

Bob Buckhorn, exalcalde demócrata de Tampa, culpó a una combinación de factores por el giro repentino de Florida: la ambición de DeSantis, las guerras culturales nacionales y Trump, por haber “dado voz a toda la fealdad y los demonios que habitan en los estadounidenses”.

“Es solo una alianza profana de circunstancias que se han juntado y que permiten que ocurra este tipo de política”, dijo Buckhorn.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulga la ley conocida como "No Digas Gay", sobre educación sexual infantil, en la Escuela Secundaria Classical, el lunes 28 de marzo de 2022, en Shady Hills, Florida. (Douglas R. Clifford/Tampa Bay Times vía AP)
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulga la ley conocida como "No Digas Gay", sobre educación sexual infantil, en la Escuela Secundaria Classical, el lunes 28 de marzo de 2022, en Shady Hills, Florida. (Douglas R. Clifford/Tampa Bay Times vía AP)


El gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulga la ley conocida como "No Digas Gay", sobre educación sexual infantil, en la Escuela Secundaria Classical, el lunes 28 de marzo de 2022, en Shady Hills, Florida. (Douglas R. Clifford/Tampa Bay Times vía AP)

No hace mucho tiempo, tal cambio habría parecido fuera de discusión en un estado notorio por sus estrechos márgenes electorales y recuentos mordaces. DeSantis ganó la gobernación por unos 32.000 votos en 2018, apenas un mandato. Su personalidad distante no brillaba precisamente.

Pero a partir de 2020, un DeSantis políticamente en sintonía aprovechó el descontento con las políticas ante la pandemia de coronavirus, apostando a que la prosperidad económica y las libertades individuales serían más importantes para los votantes a largo plazo que proteger la salud pública. Más de 73.000 habitantes de Florida murieron de Covid-19, pero las encuestas de opinión pública han demostrado que DeSantis y muchas de sus políticas siguen siendo bastante populares.

Los padres, especialmente, que aplaudieron la oposición del gobernador a las restricciones de Covid-19 en las escuelas, se han mantenido activos.

“Más popular que Disney”

“Creo que el gobernador es más popular que Disney, creo que el gobernador es más popular que el expresidente”, dijo Anthony Pedicini, estratega republicano en Tampa. “Si se postulara para un cargo como republicano en Florida y no siguiera el mantra DeSantis, no ganaría”.

Ron DeSantis, en un rally en Las Vegas. (Ellen Schmidt/Las Vegas Review-Journal via AP)
Ellen Schmidt


Ron DeSantis, en un rally en Las Vegas. (Ellen Schmidt/Las Vegas Review-Journal via AP) (Ellen Schmidt/)

La pregunta ahora para DeSantis, y prácticamente para todos los demás en Florida, es si el giro hacia la derecha se detendrá, ya sea por la intervención de los tribunales, la reacción violenta de las empresas o, en noviembre, la reprimenda electoral. Pero dadas las tendencias de Florida en los últimos años, el resultado más probable podría ser una campaña sostenida hacia una nueva ortodoxia conservadora más rígida, una que los votantes podrían muy bien ratificar este otoño.

La rápida e inesperada inclinación hacia la derecha del estado ha ocurrido a medida que Florida creció con nuevos residentes. Entre julio de 2020 y julio de 2021, llegaron unas 260.000 personas más de las que se fueron, una migración neta superior a la de cualquier otro estado. La tendencia comenzó antes de la pandemia, pero pareció acelerarse a medida que los trabajadores remotos buscaban clima cálido, impuestos bajos y pocas restricciones de salud pública.

La Lincoln Avenue, en Miami Beach, un imán para los turistas
Anibal Greco


La Lincoln Avenue, en Miami Beach, un imán para los turistas (Anibal Greco/)

Culturalmente, los habitantes de Florida han sido menos conservadores que sus líderes. Han votado por amplios márgenes para legalizar la marihuana medicinal, prohibir el gerrymandering (manipulación de las circunscripciones electorales de un territorio) y restaurar los derechos de voto de los delincuentes. (El año pasado, los legisladores republicanos aprobaron límites en el uso de tales iniciativas electorales dirigidas por ciudadanos). Por lo tanto, la reciente oleada de legislación ha sido recibida con inquietud en las grandes ciudades del estado, que casi todas están dirigidas por demócratas.

Incluso algunos residentes a los que generalmente les gusta DeSantis se preocupan de que su batalla con Disney haya ido demasiado lejos. Un seguidor de DeSantis entrevistado afuera de un club deportivo en los suburbios de Orlando se negó a dar su nombre, pero dijo que revocar el estado fiscal especial de Disney era “cancelar la cultura”. (Disney les dijo a los inversores esta semana que su distrito fiscal no puede disolverse a menos que el estado asuma su deuda de bonos existente, informó WESH, afiliada de Orlando NBC News).

A pesar de toda la retórica cargada y los titulares nacionales, Arnett, la novelista, dijo que su vida diaria no es muy diferente a la anterior. “Si enciendes la televisión o miras las noticias sobre lo que está pasando, parece que Florida es un infierno conservador”, dijo. “Cuando vives en Florida e interactúas con la gente y te mueves a través de tu vida cotidiana, no se siente así en absoluto”.

El desafío, agregó, es comprender qué significan los cambios en el estado y qué hacer al respecto.

“Todos los días, cada dos días, sucede algo, por lo que no tienes tiempo para abordar y resolver un problema”, dijo Arnett. “Es como la velocidad warp en todas estas cosas”.

May von Scherrer, de 35 años, llegó a Florida desde Puerto Rico en 2017 y dijo que le había resultado “emocionante” apoyar el movimiento Black Lives Matter en las marchas durante el verano de 2020. Ese momento ahora se siente muy lejano.

“Nunca me había sentido más como esos futuros distópicos de ciencia ficción”, dijo. “Eso es lo que está pasando ahora. Estamos viviendo en ellos”.

Patricia Mazzei

The New York Times

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.