Estados Unidos enviará tropas a la frontera turca con Siria

Más destacado

Estados Unidos autorizó el viernes el envío de 400 soldados a territorio turco, cerca de la frontera con Siria, y Rusia desmintió haber cambiado su posición sobre el conflicto al día siguiente de declaraciones de un viceministro ruso que había admitido la posibilidad de una victoria de la rebelión.

El ejército sirio por su parte seguía bombardeando el viernes los barrios del sur de Damasco, mientras que cerca de Alepo (norte) rebeldes y tropas de Al Asad combatían por el control de una escuela militar, indicó el el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Estados Unidos anunció su intención de desplegar 400 soldados en Turquía para proteger a ese país de un riesgo de desborde de la guerra civil siria.

La orden oficial para el despliegue fue firmada por el secretario de Defensa estadounidense Leon Panetta antes de que su avión aterrizara, este viernes, en la base de Incirlik, en el sur de Turquía.

Alemania también aprobó el viernes el despliegue, en el marco de una misión de OTAN, de dos baterías de misiles y hasta 400 soldados en el sur de Turquía.

La propuesta del gobierno alemán obtuvo una amplia mayoría: 461 votos a favor, 86 en contra y 8 abstenciones.

Mientras proseguían los enfrentamientos en todo el país, el viernes hubo manifestaciones para denunciar el "terrorismo de Al Asad" en sintonía con las críticas de los rebeldes a Estados Unidos por su decisión de integrar en la lista de grupos terroristas a los yihadistas del Frente Al Nosra.

Rusia, uno de los últimos países que mantiene su apoyo al régimen de Bashar al Asad, afirmó el viernes que "nunca" modificará su posición sobre Siria.

"Nunca hemos cambiado y no cambiaremos nunca nuestra posición", declaró Alexandre Lukachevich, portavoz del ministerio.

El jueves, el viceministro de Relaciones Exteriores ruso encargado del caso sirio, Mijail Bogdanov, había afirmado que el régimen sirio perdía "cada vez más" el control del país y que no se descartaba una victoria de la oposición.

Desde el inicio de la rebelión, la diplomacia rusa vetó todos los proyectos de resolución de condena al régimen de Siria, país al cual Rusia vende armas.

"Es necesario mirar las cosas de frente. El régimen y el gobierno sirio pierden cada vez más el control del país", había dicho Bogdanov.

Una fuente allegada a la embajada rusa en Damasco había dicho a la AFP que la sorprendente declaración se debía a la exasperación de Rusia por el rechazo a cualquier compromiso de parte del régimen, que sigue considerando que está en condiciones de ganar militarmente.

Las declaraciones de Bogdanov fueron comentadas con cierta ironía por Estados Unidos que negocia con Rusia una solución del conflicto.

"Queremos elogiar al gobierno ruso por haberse despertado y reconocer la realidad, que los días del régimen están contados", dijo el departamento de Estado.

Estados Unidos apoya a la rebelión y exige desde hace tiempo la partida de Asad del poder.

Por su parte, el presidente francés François Hollande dijo el viernes en Bruselas que la comunidad internacional debía fijarse el objetivo de "hacer partir a Al Assad lo más rápidamente posible".

En el mismo sentido se pronunció Cameron, advirtiendo que "la inacción y la indiferencia no son una opción para Siria.

Las potencias occidentales, que hace unos días advirtieron a Siria contra el uso de armas químicas, denuncian ahora la utilización de misiles Scud.

Siria desmintió haber disparado misiles Scud y rechazó las acusaciones de Estados Unidos.

Por su parte, desertores sirios afirmaron a la AFP que las fuerzas leales a Al Asad habían recurrido a los Scud.

El conflicto sirio, que dura desde hace 21 meses, causó más de 43.000 muertos, entre ellos 30.000 civiles, afirmó el OSDH.

Estados Unidos autorizó el viernes el envío de 400 soldados a territorio turco, cerca de la frontera con Siria, y Rusia desmintió haber cambiado su posición sobre el conflicto al día siguiente de declaraciones de un viceministro ruso que había admitido la posibilidad de una victoria de la rebelión.

A Syrian refugee family gathers inside a tent after arriving to the Turkish side of the Orontes river after fleeing from the northern Syrian town of Darkush on December 13, 2012. The number of Syrian refugees registered in neighbouring countries and North Africa has passed half a million, the UN's refugee body said, adding that many more have not come forward to seek help. AFP PHOTO / ODD ANDERSEN

Cargando...