Estados Unidos celebra “victoria”, mientras Reino Unido busca expulsar a China de sitios de energía nuclear

·4  min de lectura

Washington celebra el esfuerzo del Reino Unido por expulsar a una empresa china de un delicado proyecto de energía nuclear, según personas familiarizadas con el compromiso estadounidense en este asunto.

Estados Unidos, que durante mucho tiempo se ha opuesto a los lazos energéticos del Reino Unido con China, considera que los planes de Londres de exigir al gigante energético chino CGN que renuncie a su participación del 20% en la central nuclear Sizewell C de Suffolk son una victoria diplomática largamente disputada.

El malestar del gobierno británico con el control de China sobre su sector energético ha aumentado en los últimos meses. Mientras tanto, la administración Biden lanzó a principios de este año un nuevo impulso para proteger las infraestructuras energéticas de los ataques, incluidos los ciberataques.

Este plan se creó específicamente pensando en los adversarios Rusia y China, y en su ciberhostilidad, según una persona informada del plan.

Se produce en un momento en el que el Reino Unido ha intentado consolidar aún más sus estrechos lazos de seguridad con Washington, a través del acuerdo tripartito sobre submarinos nucleares con Estados Unidos y Australia denominado “Aukus” en las últimas semanas. El acuerdo forma parte de un esfuerzo más amplio para “preservar la seguridad y la estabilidad en el Indo-Pacífico”, dijo el primer ministro Boris Johnson en una declaración a principios de este mes que evitó una referencia directa a China.

Estados Unidos también ha estado examinando la seguridad energética de sus aliados de la OTAN, y su respectiva dependencia de China y Rusia. Ahora, el esfuerzo por hacerse con el control de la participación de CGN por parte del gobierno británico se considera una recompensa para Washington, después de haber presionado a Londres por los vínculos de China con la sensible infraestructura de energía nuclear británica.

“Es una victoria segura, para Estados Unidos y para el Reino Unido. Parece que las graves amenazas que plantean algunos países a la seguridad energética están recibiendo la atención adecuada”, comentó una de las mismas personas familiarizadas con la política de seguridad energética estadounidense.

Gran Bretaña está sopesando hacerse con la participación del 20% de CGN en el proyecto de la central nuclear Sizewell C, de 26 mil millones de dólares (20 mil millones de libras). El gobierno podría vender la participación a inversores institucionales o sacarla a la bolsa, según una persona familiarizada con la idea del gobierno.

Leer más: Corea del Norte parece reanudar los trabajos en reactor nuclear

EDF, que posee la parte restante del proyecto Sizewell y Hinkley point C, no quiso hacer comentarios. CGN no respondió a una solicitud de comentarios.

No existe una cifra oficial que refleje el alcance total de la propiedad china de activos británicos en el sector energético, en parte porque es difícil determinar el alcance del uso de intermediarios por parte del régimen. Sin embargo, el control de China sobre una serie de partes de la infraestructura energética del Reino Unido es considerable.

El Estado chino tiene una participación en la distribuidora de gas del Reino Unido, Cadent Gas, a través de su fondo soberano, después de que la Chinese Investment Corporation liderara un consorcio para comprar la red a National Grid. Las empresas chinas respaldadas por el Estado también poseen participaciones en empresas británicas de petróleo y gas, y en instalaciones de energías renovables, incluidos los parques eólicos.

CGN también participa en la construcción del emplazamiento de Hinkley Point C en Somerset junto con la empresa energética francesa EDF, ofreciendo casi un tercio de la inversión en el emplazamiento. A Washington le preocupan los proyectos de Sizewell y Hinkley, pero sobre todo los planes de una central en Bradwell-on-Sea, en Essex, que podría utilizar la tecnología de reactores nucleares propia de China, en lugar de seguir la tecnología europea más conocida.

Las mismas personas familiarizadas con el compromiso energético de Estados Unidos esperan que China quede fuera del proyecto de Bradwell-on-Sea.

Un portavoz del gobierno mencionó: “CGN es un socio valioso en Hinkley Point C y un accionista en Sizewell C hasta el momento de la decisión final de inversión del Gobierno. Las negociaciones están en curso y no se ha tomado ninguna decisión definitiva”.

El Gobierno, que considera que la energía nuclear es una parte crucial de la combinación energética en el momento en que el Reino Unido intenta reducir sus emisiones de carbono, tiene previsto presentar una nueva legislación sobre cómo financiar los grandes proyectos de energía nuclear en el futuro.

El enfoque preferido es la vía de la base de activos regulados (RAB), por la que los inversores pueden recaudar dinero de los consumidores a través de las facturas de energía durante la construcción de una central.

Un representante del gobierno estadounidense no hizo ningún comentario antes de la publicación.

Relacionados

Merkel defiende fin de energía nuclear en Alemania

Casa Blanca no abandonará acuerdo nuclear AUKUS, pero Biden llamará a Macron

Francia expresa su indignación tras el acuerdo entre EE.UU. y Australia para desarrollar submarinos nucleares

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.