Estados Unidos cada vez se parece más a China: más de 15.000 cámaras vigilan a los ciudadanos de Nueva York

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) tiene acceso a más de 15.000 cámaras de las que toma imágenes y las introduce en un software de reconocimiento facial, según ha descubierto un grupo de defensa de los derechos civiles.

Vista de las cámaras de seguridad de la policía de Nueva York cubiertas con pintura por unos manifestantes. (Foto de Lev Radin/Pacific Press/LightRocket vía Getty Images)
Vista de las cámaras de seguridad de la policía de Nueva York cubiertas con pintura por unos manifestantes. (Foto de Lev Radin/Pacific Press/LightRocket vía Getty Images)

Cuando hablamos de un país que controla a sus ciudadanos mediante cámaras de seguridad que realizan reconocimiento facial, automáticamente pensamos en China. No en vano, el gigante asiático tiene instaladas en su territorio la brutal cifra de más de 2.500 millones de cámaras. Pero otras naciones occidentales y democráticas están tomando un camino similar al de China. Hablamos de democracias tan consolidadas como Estados Unidos y de ciudades tan cosmopolitas como Nueva York.

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) tiene acceso a más de 15.000 cámaras de las que toma imágenes y las introduce en un software de reconocimiento facial, según ha descubierto un grupo de defensa de los derechos civiles.

Hemos conocido esta noticias gracias a una investigación llevada a cabo por Amnistía Internacional. La organización reclutó a miles de voluntarios para investigar el uso de la tecnología de reconocimiento facial en el marco de la campaña "Ban the Scan" ("Prohibir el escáner") lanzada en enero.

La campaña "Prohibir el escáner" -encabezada por Amnistía Internacional, AI for the People, el Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia (STOP, por sus siglas en inglés), el Proyecto de Defensa de los Inmigrantes, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, por sus siglas en inglés) y otros grupos- incluía la participación de voluntarios en la localización de cámaras de vídeovigilancia por toda la ciudad.

Amnistía dijo que mostraría a los voluntarios una imagen de Google Street View de las intersecciones de Nueva York, y que ellos marcarían si veían cámaras de vídeovigilancia y a qué estaban conectadas, como una farola.

El jueves, Amnistía Internacional anunció que había descubierto que la policía de Nueva York tenía 15.280 cámaras de vigilancia en Manhattan, Brooklyn y el Bronx. Como señala el grupo, estos distritos suman casi la mitad de todas las intersecciones de la ciudad.

Los voluntarios que analizaron las imágenes procedían de 144 países, de los cuales aproximadamente una cuarta parte eran estadounidenses, según la organización. Amnistía afirmó que el proyecto continuará y recopilará datos sobre Queens y Staten Island.

Señalización de la cámara de seguridad de la policía de Nueva York vista en la ciudad de Nueva York. (Alex Tai/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images)
Señalización de la cámara de seguridad de la policía de Nueva York vista en la ciudad de Nueva York. (Alex Tai/SOPA Images/LightRocket vía Getty Images)

Reconocimiento facial como injusta herramienta policial

El software de reconocimiento facial, especialmente su uso por parte del gobierno y las fuerzas del orden, se ha enfrentado a un inmenso escrutinio porque se ha descubierto que la tecnología tiene un sesgo racial. En 2020, en medio de las protestas de Black Lives Matter contra la brutalidad policial y el racismo, aumentaron las peticiones de que se prohibiera el uso del reconocimiento facial por parte del gobierno y las fuerzas del orden.

Ese mismo año, la policía de Nueva York utilizó el reconocimiento facial como parte de su investigación sobre un activista de Black Lives Matter.

Con este telón de fondo, Amnistía Internacional y otros grupos lanzaron la campaña "Ban the Scan", que comienza en Nueva York y se extenderá a otros lugares en el futuro.

"Esta extensa red de cámaras puede ser utilizada por la policía para el reconocimiento facial invasivo y corre el riesgo de convertir Nueva York en una ciudad de vigilancia orwelliana", dijo en un comunicado Matt Mahmoudi, investigador de inteligencia artificial y derechos humanos de Amnistía Internacional. "Nunca eres anónimo. Ya sea que estés asistiendo a una protesta, caminando a un barrio en particular, o incluso simplemente haciendo la compra, tu rostro puede ser rastreado por la tecnología de reconocimiento facial utilizando imágenes de miles de puntos de cámaras en todo Nueva York."

En un comunicado, un portavoz de la policía de Nueva York defendió el uso del reconocimiento facial como una "herramienta de investigación limitada" y dijo que el departamento "no ejecuta y nunca ha ejecutado automáticamente herramientas de reconocimiento facial contra las imágenes recogidas por nuestra red de cámaras de seguridad."

"Si y cuando se ejecuta una imagen de cualquier fuente, tiene que ver con una imagen específica de un sospechoso o sospechosos relacionados con la investigación de un delito en particular", dijo el portavoz. "Las herramientas de reconocimiento facial no se ejecutan, ni se han ejecutado nunca, automáticamente 'en segundo plano' de nuestra red de cámaras de seguridad. Sugerir eso sería sencillamente falso. Cuando se captan imágenes en el momento de cometerse un delito concreto o cerca de él, la imagen de un sospechoso puede compararse con una base de datos que sólo incluye fotografías de personas fichadas legalmente en los registros de las fuerzas del orden sobre la base de detenciones anteriores."

Amnistía Internacional dijo que la policía de Nueva York ha utilizado la tecnología de reconocimiento facial como parte de 22,000 casos desde 2017, con la mitad de esos casos en 2019.

China, una distopia tecnológica

Un informe de la Organización No Gubernamental Freedom House indicó que la capacidad del gobierno chino para monitorear las vidas y comunicaciones de los ciudadanos ha “aumentado dramáticamente” en los últimos años, dificultando las conversaciones en línea y fuera de línea.

“Las aplicaciones de redes sociales como WeChat, utilizadas por cientos de millones de personas en China, monitorean de cerca las discusiones de los usuarios para cumplir con las restricciones de contenido del gobierno. Las cámaras de vigilancia, cada vez en mayor número y con software de reconocimiento facial, cubren muchas áreas urbanas y el transporte público, y se están expandiendo a las regiones rurales”, indicó el reporte.

Un sistema chino de vigilancia y control para Ecuador y Venezuela

La investigación de Freedom House encontró que empresas chinas le han vendido y proporcionado herramientas de vigilancia y de reconocimiento facial de alta tecnología a 18 países, entre ellos al gobierno de Ecuador, y como prueba asegura que la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) firmó un acuerdo de confidencialidad con la firma china Huawei.

Una investigación de The New York Times (NYT) encontró que en territorio ecuatoriano hay más de 4.300 cámaras que son monitoreadas por la policía ecuatoriana, pero las imágenes también van a parar a la “temida agencia de inteligencia”, que bajo el gobierno de Rafael Correa, tuvo un largo historial de seguimiento, intimidación y ataque a opositores políticos.

“Ecuador muestra cómo la tecnología construida para el sistema político de China ahora está siendo aplicada, y a veces de manera abusiva, por otros gobiernos”, indicó el informe periodístico.

En Estados Unidos la vigilancia no tiene fines políticos que se sepa, pero lo que es innegable es que la red de vigilancia se está instalando en el país de manera silenciosa.

Más noticias que te pueden interesar:

EN VIDEO | Graban a sujetos a bordo de motocicleta asaltando en calles de Guadalajara