En Estados Unidos buscan potabilizar el agua de inodoros y fábricas para el consumo

·3  min de lectura
Investigadores desarrollaron un filtro que purifica agua de mar y la convierte en potable en solo media hora
Investigadores desarrollaron un filtro que purifica agua de mar y la convierte en potable en solo media hora

Cada vez hay más ciudades en Estados Unidos que se plantean la posibilidad de esterilizar el agua de los inodoros, lavabos y fábricas, con el objetivo de hacerla llegar nuevamente a hogares y empresas como agua potable.

En Los Ángeles, California, están en marcha planes para reciclar aguas residuales. En el condado de Orange, por ejemplo, la medida ya fue adoptada. Dos décadas antes, estas mismas ideas habían causado un fuerte rechazo y el proyecto no logró prosperar.

“La actitud del público hacia el reciclaje de aguas residuales ha cambiado mucho”, le indicó a AP el exdirector del Departamento de Agua y Electricidad de Los Ángeles, David Nahai.

El cambio de panorama se produce en un contexto en el que las regiones más secas buscan alternativas para incrementar la disponibilidad de agua potable, con el fin de enfrentar el crecimiento poblacional y el cambio climático.

Además, hay otras estrategias que ganan importancia que incluyen recolectar el agua que se rebalsa de arroyos y rutas después de tormentas. También se popularizó la limpieza del agua salada del mar, con la eliminación de la sal y otros minerales, un proceso poco frecuente y costoso.

Si bien hay apenas un par de docenas de comunidades en Estados Unidos que utilizan métodos de reciclaje del agua, se cree que esa cifra se duplicará en los próximos 15 años, según Water Rescue, una organización que ayuda a las municipalidades a adoptar prácticas de este tipo.

Las aves vuelan sobre una playa vacía de Santa Mónica, ya que los parques y las playas están fuera de los límites para ayudar a detener la propagación del nuevo coronavirus, el 16 de abril de 2020
Las aves vuelan sobre una playa vacía de Santa Mónica, ya que los parques y las playas están fuera de los límites para ayudar a detener la propagación del nuevo coronavirus, el 16 de abril de 2020


En Los Ángeles está en marcha el plan para reciclar aguas residuales

En la mayoría de los lugares donde se recicla el agua, en el proceso se la esteriliza, generalmente vertiéndola en un lago, río u otra fuente natural antes de volver a ser usada. Es un sistema que produce que parezca más aceptable la idea de beber aguas residuales tratadas y recicladas.

Para estos negocios de reciclaje de aguas residuales hay más inversiones en camino. El plan para mejorar la infraestructura que acaba de aprobar el Congreso contiene 1000 millones de dólares para el reciclaje de aguas en el oeste del país. Otro proyecto bajo consideración asignaría 125 millones de dólares a iniciativas de distintos puntos del país para reciclar el agua.

El proyecto del sur de California podría ser el programa de reciclaje de aguas residuales más grande del país y generaría suficiente agua como para abastecer 500.000 hogares, según el Distrito Metropolitano del Agua, que sirve a 19 millones de personas en Los Ángeles y alrededores.

En Colorado, unas más de 20 instalaciones ya reciclan agua que no será bebida, lo que resulta más barato que si se la recicla para beber. Pero el crecimiento de la población podría obligar a usar más agua del río Colorado, del que ya se está sacando una cantidad muy importante.

Por ese motivo, podría ser conveniente empezar a reciclar agua también para beber, según Greg Fisher, director de planificación de la demanda de Denver Water, el departamento que regula ese recurso en Denver.

Para convencer a más gente de que se puede beber agua reciclada, Colorado Springs Utilities lleva a cabo exhibiciones móviles en las que muestra cómo se recicla el agua. En una demostración, decenas de personas se presentaron para aprender acerca del proceso de purificación en base al carbono y probar los resultados. Varias dijeron que el agua tenía el mismo sabor que la que beben en sus casas.

El reciclaje generalmente incluye una desinfección con ozono o luces ultravioletas para eliminar virus y bacterias. Luego se la filtra usando membranas con poros microscópicos que eliminan todo elemento sólido y todos los contaminantes. A veces el agua tratada tiene que ser vertida nuevamente en el sitio de donde provino para que pueda ser usada en otros lugares que dependen de esa misma fuente.

“Hay que verterla de nuevo en el río porque no es tuya”, explicó Patricia Sinicropi, directora ejecutiva de WateReuse. Buena parte del país ya consume agua que fue reciclada en alguna medida. Es por ello que el agua potable es sometida a un estricto proceso de esterilización cuando se la saca de un río o un lago, por más que parezca limpia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.