La agencia para el manejo de emergencias atenderá la creciente llegada de niños migrantes no acompañados a EEUU

Redacción - BBC News Mundo
·3  min de lectura
Niños en Tijuana, cerca de la frontera entre México y Estados Unidos.
Cada día llegan más migrantes a la frontera de Estados Unidos con México y muchos de ellos son niños.

EE.UU. anunció este sábado que acudirá a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés) para atender al creciente número de niños migrantes no acompañados que llegan desde su frontera sur con México.

El secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas, aseguró que FEMA "ayudaría a recibir, albergar y transportar a los niños" durante los próximos 90 días.

Si bien la administración del presidente Joe Biden ha evitado calificar la situación de emergencia nacional como lo hizo el exmandatario Donald Trump en 2019, reconoció que existe un número creciente de personas en la frontera desde abril.

(VIDEO) Niños de campamento migrante en Tijuana enferman por las bajas temperaturas

De igual forma, Biden ha estado revirtiendo algunas de las políticas de su predecesor, pero el reciente aumento de llegadas ha puesto bajo presión los sistemas de procesamiento tradicionales.

Al 8 de marzo, 3.200 niños -una cifra récord-, se encontraban detenidos en instalaciones migratorias de Estados Unidos cerca de su frontera con México.

Y cada día llegan cientos más. Muchos de ellos son detenidos más allá del límite legal de tres días, tras el cual deberían ser entregados a los funcionarios de salud para que les encuentren un hogar mientras se resuelve su situación migratoria.

La semana pasada, Mayorkas calificó la situación en la frontera como "abrumadora", pero dijo que aún no era una crisis.

Explicando el rol de FEMA, el secretario de Seguridad Nacional aseguró que la agencia trabajaría conjuntamente con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) para "analizar todas las opciones disponibles para expandir rápidamente la capacidad física para albergues adecuados".

Un aumento de casi el 20%

Solicitantes de asilo de países como Honduras esperan en el puerto fronterizo de El Chaparral para cruzar a Estados Unidos en Tijuana, estado de Baja California, México, el 19 de febrero de 2021.
Joe Biden prometió acabar con la "crueldad" de las políticas de inmigración de la era Trump.

"Nuestro objetivo es asegurarnos que los niños no acompañados sean transferidos al HHS lo más rápido posible, de acuerdo con los requerimientos legales y en beneficio de los niños", agregó.

Durante su campaña electoral, Joe Biden prometió revertir muchas de las restrictivas políticas migratorias impuestas por Donald Trump.

Desde que asumió el cargo en enero, ordenó la reunificación de los niños migrantes con sus familias, puso fin a la construcción del muro fronterizo y pidió revisar los programas de inmigración legal que su predecesor canceló.

No obstante, en el trascurso del mismo mes en que Biden asumió la presidencia, 5.871 niños no acompañados cruzaron la frontera: un aumento de casi el 20% frente a los 4.995 que lo hicieron en diciembre, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP).

La CBP también registró un promedio de casi 3.000 arrestos por día en enero en comparación con un promedio de cerca de 1.800 en enero de 2020.

Y de acuerdo con la cadena de noticias CBS News, al menos 7.000 niños migrantes ingresaron al país norteamericano en febrero de este año.