Estados Unidos se acerca a Latinoamérica para resolver migración ilegal combatiendo sus causas

·3  min de lectura

El miércoles 20 de abril se llevó a cabo un encuentro entre representantes de 20 naciones latinoamericanas, al que acudieron el secretario de Estado de EE.UU, Anthony Blinken y Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Interna de ese país, con el fin de atender temas sobre migración ilegal.

El encuentro busca un entendimiento en relación a la crisis migratoria que se vive en el continente, previo a la Cumbre de las Américas que se efectuará en junio próximo en Los Ángeles, California, en Estados Unidos, en la que se espera alcanzar un acuerdo regional que atienda los motivos que provocan la salida de las personas de sus lugares de origen.

“Nos preocupan las crecientes tensiones en las comunidades de toda la región que se han convertido en el hogar de un gran número de migrantes y ahora están al borde del abismo, incapaces de satisfacer las necesidades de las personas, ya sean migrantes o sus propios ciudadanos. Y nos enfocamos en los problemas subyacentes que empujan a tantas personas a convertirse en migrantes en primer lugar, incluida la pobreza, la falta de oportunidades económicas, la corrupción, la agitación política, la inseguridad, todo lo cual se ha visto agravado por la crisis climática y, por supuesto, por el covid-19”, dijo el secretario Blinken.

El funcionario llamó también a apoyar a países como Colombia, México, Panamá y Costa Rica, que están recibiendo y asistiendo a los migrantes de Latinoamérica y otros continentes.

Estados Unidos espera un aumento en la llegada de solicitantes de asilo, al término de la orden que por salud pública permitió a las autoridades estadounidenses deportar a la mayoría de los migrantes en forma prácticamente automática. Tan sólo de febrero a marzo, se elevó un 33 por ciento la llegada de migrantes a la frontera sur de Estados Unidos.

“La promesa de la ayuda humanitaria y la estabilidad del asentamiento y la integración, así como el entendimiento de que las leyes que guían nuestra extensión de la ayuda humanitaria deben cumplirse, y para aquellos que no califican, debemos aplicar esas leyes por igual”, declaró Mayorkas.

Erika Mouynes, canciller de Panamá, aseguró que la situación empeorará por los conflictos bélicos, como el que se vive justo ahora en Ucrania, por lo que “las estrategias deben ser permanentes” para continuar con el trabajo que se ha iniciado.

Personas de El Salvador, Guatemala, Haití y Honduras huyen de la pobreza extrema, la violencia y los desastres naturales agravados por el cambio climático, mientras que la violencia provoca el desplazamiento de miles de personas de toda la región.

El 2021 marcó un récord en el número de migrantes que llegaron a Estados Unidos, superando los 2 millones de personas, mientras que en lo que va del 2022 se calcula que ya pasan de los 600.000.

“Nuestra región debe responder a esta realidad como un grupo fortalecido, con una sola agenda y un mismo interés”, señaló la canciller panameña.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.