Ha estado en el espacio: ahora Richard Branson dice que su próxima misión es acabar con la pena de muerte

·4  min de lectura
La directora ejecutiva de RBIJ, Celia Ouellette, y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, discuten la abolición de la pena de muerte en la ciudad de Nueva York, el 6 de octubre de 2021. (Nathan Place)
La directora ejecutiva de RBIJ, Celia Ouellette, y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, discuten la abolición de la pena de muerte en la ciudad de Nueva York, el 6 de octubre de 2021. (Nathan Place)

Richard Branson afirma que ningún país puede considerarse civilizado mientras siga imponiendo la pena de muerte, y eso incluye a Estados Unidos.

“Creo que para ser un país verdaderamente civilizado, hay que darse cuenta de que matar a la gente como forma de intentar enseñar a la gente a no matar a la gente no es la forma de hacerlo”, dice Branson a The Independent en una tarde gris en la ciudad de Nueva York. “Es inhumano y está mal.”

La nueva misión del multimillonario británico es elevada: abolir la pena capital en todo el mundo y, más en concreto, aquí en Estados Unidos. Es un proyecto más ambicioso que su reciente viaje al espacio, y ciertamente más complicado de llevar a cabo.

Para lograrlo, Branson está trabajando con la RBIJ (Iniciativa Empresarial Responsable por la Justicia), una organización sin fines de lucro que está creando un ejército de líderes empresariales para que se unan contra la pena de muerte. The Independent se ha comprometido con la lucha como nuestro último compromiso de campaña.

Celia Ouellette, directora ejecutiva de RBIJ, cree que ha llegado el momento de acabar con esta práctica de una vez por todas en Estados Unidos. El índice de ejecuciones anuales del país es uno de los más altos del mundo, pero la mayoría de los estados han abolido o han puesto una moratoria a la pena capital.

“Cuando se llega a este tipo de puntos de inflexión, las voces de los líderes empresariales tienen un gran impacto”, afirma.

Juntos, Branson y la RBIJ han logrado un progreso considerable. Hoy, más de 150 ejecutivos firmarán la declaración de Líderes Empresariales contra la Pena de Muerte, una campaña que Branson ha encabezado. Entre esos firmantes hay nombres tan conocidos como Sheryl Sandberg, Ariana Huffington y el propio Branson.

“Te prometo que conseguiremos otros 150, por lo menos”, dice, entusiasmado.

Pero, ¿por qué Branson, el multimillonario fundador de Virgin Group, decide luchar contra un problema social antiguo e insoluble en lugar de pasar más tiempo en su casa de las Islas Vírgenes o en su flota de naves espaciales?

Porque tiene el poder de hacerlo, dice.

“Creo que si tomas la generación anterior a la mía, los líderes empresariales solo pensaban que estaban ahí para ganar dinero”, dice Branson. “Pero nosotros tenemos voz.”

Hay muchas razones por las que el empresario desprecia la pena de muerte. Una de las más importantes es el número de condenados a muerte estadounidenses que han resultado ser inocentes, algunos de los cuales Branson ha conocido personalmente. Una de esas personas es Anthony Ray Hinton, a quien califica de “la persona más encantadora que se pueda conocer”.

Hinton fue condenado por el asesinato de dos personas en 1985. En 2015 fue exonerado por el Tribunal Supremo, tras pasar 28 años en el corredor de la muerte de Alabama.

“Fue una acusación inventada y racista”, dice Branson.

Ese racismo es otra razón para la oposición de Branson. Numerosos estudios han demostrado que la pena de muerte en Estados Unidos se aplica de forma desproporcionada a sus ciudadanos negros. Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, los negros representan el 41% de los condenados a muerte del país, pero solo el 13% de la población estadounidense.

“Los negros son los que parecen ser incriminados más que los blancos”, afirma Branson. “He visto cómo se cometen muchas injusticias en este sistema.”

Y mientras los gobiernos tengan el poder de matar, teme, harán un mal uso de él.

“El otro peligro de permitir la pena capital es que, si el gobierno acaba cayendo en las manos equivocadas, también se podría ejecutar a personas por motivos políticos”, añade.

Los defensores de la pena de muerte argumentan que las ejecuciones son un poderoso elemento disuasorio del asesinato y otros delitos capitales. Pero, como señala Branson, la pena capital ha sido prohibida en casi todas las naciones de Europa, y esos países no han visto picos de crímenes violentos después.

Mientras tanto, los únicos países que comparten el compromiso de Estados Unidos de mantener la pena de muerte son aquellos con regímenes autoritarios.

“Tienes a Corea del Norte, tienes a Irán, tienes a Arabia Saudí”, dice Branson. “No son los mejores compañeros de cama en un tema.”

El fundador de Virgin Galactic es un argumento convincente para acabar con la pena capital. ¿Fue su viaje al espacio, al ver la frágil Tierra bajo sus pies, lo que le dio una perspectiva tan profunda sobre el valor de la vida humana?

El hombre de 71 años admite que quizás haya afectado a su forma de pensar.

“Definitivamente me ha hecho comprometerme aún más a pasar los próximos -si tengo suerte- 20 o 25 años de mi vida tratando de ayudar a resolver la infinidad de problemas que hay en este mundo”, dice Branson. “Y la pena de muerte es uno de esos grandes problemas.”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.