Estadísticas oficiales de China no reflejan el verdadero impacto del Covid-19, según la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) criticó el miércoles la nueva manera de contabilizar los decesos por Covid-19 en China y afirmó que las estadísticas oficiales no se ajustan al verdadero impacto de la epidemia en el país.

La OMS insistió también que apoyaba la decisión de pedir pruebas negativas de Covid-19 a los viajeros procedentes de China, como han hecho varios países.

Por su parte, la Unión Europea (UE) acordó el miércoles instar a los 27 países miembros a exigir tests de menos de 48 horas a los viajeros procedentes de China antes de su viaje.

"Creemos que las cifras actuales publicadas por China subrepresentan el impacto real de la enfermedad en términos de ingreso en los hospitales, admisiones en cuidados intensivos y sobre todo en términos de decesos", declaró en rueda de prensa Michael Ryan, responsable en la organización de la gestión de situaciones de emergencia sanitaria.

China afronta en la actualidad su peor brote de contagios tras el levantamiento, a principios de diciembre, de su política 'Cero Covid'.

Pese a la ola de casos, el país notifica pocos decesos vinculados al Covid-19 tras un polémico cambio de metodología de conteo. Ahora, sólo las personas fallecidas directamente por una insuficiencia respiratoria ligada al coronavirus se contabilizan en las estadísticas.

"Pensamos que esta definición es demasiado estrecha", afirmó Ryan.

La semana pasada, la OMS se reunió con las autoridades chinas para hablar de la explosión del número de contagios y hospitalizaciones.

Transparencia

"Con una circulación tan elevada (del coronavirus) en China y la ausencia de datos completos (...) es comprensible que algunos países tomen medidas" restrictivas, continuó Tedros.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
¿Por qué es útil analizar las aguas residuales de aviones procedentes de China?
Xi llama a la unidad mientras China entra en una “nueva fase” de su política contra el Covid-19
Covid-19: cada vez más países endurecen las normas a los viajeros procedentes de China