Las estaciones de esquí francesas se preguntan si el COVID anulará toda la temporada

Cecile Mantovani
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Un telesilla tras una fuerte nevada en la estación de esquí de invierno cerrada de Val d'Isere, en Francia, el 12 de diciembre de 2020

Por Cecile Mantovani

CHAMONIX, Francia, 11 ene (Reuters) - Los propietarios de negocios en la estación de esquí francesa de Chamonix, cuyos ingresos se han reducido drásticamente debido al cierre por el COVID-19, temen no poder recibir a los amantes del esquí antes de que la nieve se derrita y termine la temporada.

A las estaciones de esquí francesas se les impidió abrir sus teleféricos y telesillas al comienzo de la temporada, alejando a la gran parte de sus visitantes.

El gobierno francés había discutido la posibilidad de reabrir los telesillas el 7 de enero, pero la semana pasada dijo que con contagios todavía altos, eso sería prematuro. La decisión está prevista para el 20 de enero, lo que deja poco tiempo antes de que termine la temporada.

"Si tenemos que acercarnos al final de la temporada, eso nos va a costar varios miles de millones de euros", dijo Mathieu Dechavanne, presidente y consejero delegado de la Compagnie du Mont-Blanc, que opera los teleféricos en la región. "El impacto económico será catastrófico".

Durante el fin de semana en las pistas de Chamonix, algunos entusiastas de los deportes de invierno hicieron lo posible por disfrutar de las montañas. Algunos caminaban con raquetas de nieve, otros en trineo, o subían a las pistas antes de bajar esquiando.

Pero las calles de Chamonix estaban inusualmente tranquilas.

El restaurante "Le Serac" estaba cerrado, excepto para pedidos de comida para llevar, y su propietario, François Montorcier, dijo que sólo se llevaba el 10 por ciento de los ingresos habituales.

"Es una catástrofe", dijo. "No vemos que las cosas mejoren".

El gobierno francés proporciona ayuda financiera, pero no cubre todas las pérdidas. En su tienda de alquiler de equipos de esquí, el copropietario David Pot dijo que él y sus socios habían perdido la mitad de sus ingresos desde que comenzó la pandemia.

Está enojado, dijo, porque el esquí no expone a la gente a un alto riesgo de infección, pero los ministros del gobierno francés seguían aplicando fuertes medidas en las estaciones de esquí.

"No hay lógica en la forma en que toman decisiones", dijo.

(Escrito por Christian Lowe; editado por Mike Collett-White; editado en español por Andrea Ariet)