La estación espacial china, sede de experimentos con representación española

·4  min de lectura

Pekín, 23 oct (EFE).- Los tres astronautas chinos a bordo de la nave Shenzhou-13 trabajarán durante seis meses en la construcción de la estación espacial Tiangong, pero también realizarán experimentos en campos como la lucha contra el cáncer o la bacteriología en microgravedad, éste último con colaboración española.

El 17 de octubre, los tres tripulantes de la nave, Zhai Zhigang, Wang Yaping y Ye Guangfu, entraron en la estación Tiangong ("Palacio celestial" en mandarín), donde convivirán en el módulo central Tianhe, de 18 metros de longitud, durante seis meses, más que cualquier astronauta chino en el espacio hasta la fecha.

Durante su estancia, los astronautas acogerán un máximo de nueve experimentos científicos elegidos en colaboración con la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior.

BACTERIAS PATÓGENAS EN EL ESPACIO

El I.R.M.A (Instrument for Recording Microbial Activity) es un proyecto propuesto por The Mars Society Perú (TMSP) a The Mars Society España (TMSE) con el objetivo de "investigar las diferencias morfológicas" de bacterias patógenas "al crecer en microgravedad en viajes espaciales" para compararlas con su crecimiento "bajo la gravedad normal del planeta Tierra", explica a Efe Cayetano Santana, presidente de TMSE.

TMSE y TMSP, asociaciones que quieren contribuir al establecimiento permanente de nuestra especie fuera de la Tierra, empezando por Marte, llevan trabajando desde principios de 2019 en el proyecto, el cual fue seleccionado para la Tiangong entre un total de 42 propuestas presentadas por instituciones de 27 países.

Según Santana, "una gran cantidad de microorganismos" acompañan al ser humano al espacio y, aunque "la mayoría son inofensivos", podrían "adaptarse al ambiente espacial y volverse más peligrosos".

Este experimento, al que se añade "el desarrollo del equipo que mantendrá a las bacterias en un microambiente aislado y monitoreará su crecimiento", espera contribuir al conocimiento sobre la adaptación de microrganismos patógenos al crecer sobre superficies sólidas que asemejan a las superficies internas y externas del cuerpo humano.

¿PASA EL FUTURO DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER POR EL ESPACIO?

En la Tiangong también se pondrá a prueba una hipótesis formulada por la doctora canadiense Tricia Larose, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología: ¿previene la ingravidez el crecimiento de tumores?

El proyecto consiste en enviar al espacio tejido celular de organoides sanos y cancerosos procedentes de una misma persona para estudiar las diferentes mutaciones que experimenten en un entorno ingrávido y bajo el efecto de la radiación cósmica.

Larose, basándose en investigaciones que señalan que la ingravidez afecta a la expresión génica relacionada con el desarrollo de tumores, predice que el crecimiento de los tumores se ralentizará o incluso se detendrá cuando éstos estén lejos de la gravedad terrestre.

Es el único proyecto dirigido por una mujer aceptado por la Tiangong, cuya tripulante Wang Yaping será probablemente la primera mujer china en llevar a cabo un paseo espacial.

LAS MUJERES, "MEJOR PREPARADAS PARA LARGAS ESTANCIAS"

Wang Yaping visita por segunda vez el espacio tras lograrlo en 2013, cuando se convirtió en la segunda mujer china en salir de la Tierra. En esta ocasión, su presencia servirá para probar equipamiento diseñado especialmente para mujeres.

Sólo 15 mujeres han realizado caminatas espaciales, lo cual se debe en parte a "la escasez de trajes adaptados", explicó a medios locales el experto chino Pang Zhihao, que añadió que se trasladó a la Tiangong "un traje de unos 90 kilos, más ligero que los estándar de 130 kilos" y diseñado para astronautas femeninas.

Pang aseguró que "las mujeres están mejor preparadas para largas estancias en el espacio" porque "en microgravedad, metabolizan el estrógeno y el magnesio mejor que los hombres y tienen bajos niveles de hierro", lo cual las hace "menos propensas a trombosis y problemas cardíacos".

Wang Yaping es la primera mujer en la Tiangong, donde se espera la visita en los próximos años no sólo de astronautas chinos, sino quizá también extranjeros.

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Los experimentos propuestos por científicos extranjeros son un paso inicial de la cooperación internacional en la Tiangong, la cual "consolida la aceleración de las actividades para el establecimiento permanente definitivo y sostenible del ser humano fuera de la Tierra", según Santana.

La Estación Espacial Internacional, una iniciativa encabezada por Estados Unidos a la que China tiene vetado el acceso, podría dejar de operar en 2024, lo cual colocaría a la Tiangong en la privilegiada posición de ser la única estación de este tipo.

El subdirector de la Agencia Espacial de Misiones Tripuladas de China, Lin Xiqiang, vaticinó que la Tiangong "será una plataforma crucial para la exploración espacial de la humanidad".

En 2018, astronautas de la Agencia Espacial Europea participaron en China en una capacitación con astronautas chinos fruto del acuerdo de cooperación entre las agencias china y europea, el cual también posibilitó que Ye Guangfu, actual tripulante de la Tiangong, participase en un curso de espeleología en Italia en 2016.

Medios chinos e internacionales informaron entonces que los astronautas europeos Samantha Cristoforetti, Matthias Maurer y Thomas Pesquet podrían ser los primeros astronautas extranjeros en acceder a la Tiangong en los próximos años.

Álvaro Alfaro

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.