Delta Airlines rompe su silla de ruedas y su desconsuelo estruja el corazón: "es la única forma en que yo puedo vivir"

·4  min de lectura

Para Gabrielle deFiebre, viajar ha sido a la vez una aventura emocionante y una fuente de severa tensión e incluso desesperación. Ella lo padeció fuertemente al final de un vuelo de Delta Airlines de Nueva York a Phoenix hace algunos días.

Gabrielle deFiebre usa una silla de ruedas especial, construida con base a sus medidas corporales y necesidades.  (Instagram/geeg_d)
Gabrielle deFiebre usa una silla de ruedas especial, construida con base a sus medidas corporales y necesidades. (Instagram/geeg_d)

DeFiebre, de 32 años, padece mielitis trasversa, enfermedad que reduce sus capacidades de movilidad y la obliga a utilizar una silla de ruedas para desplazarse. Pero eso no le impidió decidir viajar en compañía de sus amigas. Como se relata en BuzzFeed, cuando el vuelo iniciado en Nueva York aterrizó en Phoenix y se abrieron las puertas del avión, lo que deFiebre vio la dejó desolada.

Ella estaba nerviosa porque su silla de ruedas especial, adaptada a sus necesidades específicas, debió ser transportada en el área de carga del avión. Temía que algo pudiera pasarle a esa silla que, más que un objeto, ella considera, en parte metafóricamente pero en parte muy real, como una extensión de sus piernas. “Hasta que no estoy seguramente de vuelta en mi silla de ruedas y sé que está funcionando, yo estoy ansiosa”, contó a BuzzFeed.

La silla, en efecto, es muy especial: está construida con base en las medidas del cuerpo de deFiebre y sus ruedas son impulsadas por un motor, dado que ella no tiene movilidad en una mano y ninguna en la otra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Así, cuando salió de la cabina del avión y vio su silla, sus peores temores se volvieron realidad.

Su silla de ruedas había sido dañada en algún momento del proceso de carga y descarga. “Una rueda estaba tan torcida que no podía girar. Yo estaba devastada, supuse que tendría que dar marcha atrás, regresar a Nueva York y esperar semanas o meses por una reparación o un reemplazo”, se dolió deFiebre.

Literalmente, ella se echó a llorar al ver su silla dañada. Una de las amigas de deFiebre, Bri Scalesse, que viajaba con ella y también usa silla de ruedas, acudió a consolarla. “Esta es mi vida, es la única forma en que yo puedo vivir”, les dijo deFiebre, entre desesperación y reproche, a empleados de Delta Airlines que acudieron a verla.

Scalesse decidió entonces tomar video de ese momento, para documentar lo que había pasado. Luego, ella subió esas imágenes a su cuenta de TikTok y rápidamente se viralizaron. Ese video suma hasta ahora 15.7 millones de vistas.

“Volar siempre nos da miedo… porque hemos oído, y algunas de nosotras experimentado, el horror de salir del avión y ver nuestras piernas metafóricas rotas. Pasa todos los días”, contó Scalesse a BuzzFeed.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ese portal reporta que en 2019, por ejemplo, 10,548 sillas de ruedas o scooters fueron perdidos, dañados, robados o entregados con retraso en el contexto de vuelos en avión en Estados Unidos.

Delta Airlines dijo a BuzzFeed que lamentan que se haya dañado la silla de ruedas de deFiebre y que están en contacto con ella para apoyarla con la reparación. Además, están investigando qué fue lo que sucedió que dañó esa silla de ruedas.

DeFiebre pudo conseguir otra silla en Phoenix, que le sirvió temporalmente en tanto se reparaba su silla especial.

Pero aunque ella reconoce que Delta Airlines le ha pedido disculpas y pagará el reemplazo de las ruedas dañadas, también considera que “es un problema mayor y sistémico que debe ser corregido para viajeros futuros” y espera que la gran notoriedad que su historia logró gracias al video que se difundió en redes sociales propicie que los empleados de las líneas aéreas tengan más conciencia y sepan cómo cargar y descargar apropiadamente sillas de ruedas.

Para deFiebre, Scalesse y todas las personas que dependen de una silla de ruedas para desplazarse y realizar sus tareas, el daño a su silla de ruedas es más que un desperfecto: es una alteración total de sus vidas. “Mi silla es una extensión de mi cuerpo. Hace lo que mis piernas hacían, es la forma como me muevo en el mundo”, explicó deFiebre con meridiana claridad.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Su habilidad en silla de ruedas también revela algo vergonzoso del lugar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.