¿Esquiar en África? Turistas acuden a pistas de Lesoto pese a problemas del COVID-19

·2  min de lectura
Personas esquían y practican snowboard en Kapoko Snow Park, en el Afriski Mountain Resort, Butha Buthe

Por Sisipho Skweyiya y Shafiek Tassiem

BUTHA-BUTHE, Lesoto, 23 ago (Reuters) - Al sugerir unas vacaciones en África, la mayoría de la gente se imagina un sol abrasador, playas rodeadas de palmeras o manadas de ñus galopando por la sabana. Pocos piensan en el esquí.

Sin embargo, el continente cuenta con cinco cadenas montañosas con suficiente nieve estacional para crear posibles pistas, de las cuales dos albergan estaciones de esquí rudimentarias.

Una de ellas, situada en la impresionante cordillera de Drakensberg, en el reino montañoso de Lesoto, atrae a los turistas que buscan un destino de esquí más aventurero, a pesar que el número de visitantes se ha reducido drásticamente a causa del COVID-19.

"África es, ya sabes, algo que ni siquiera se te ocurriría. Creo que eso es lo que realmente sorprende a la mayoría de la gente", dijo el instructor de snowboard Hope Ramokotjo a Reuters TV, después de deslizarse por una sección de nieve en polvo perfecta sobre su tabla.

"Sí, no es mucho", dijo, mirando por encima de su hombro a las colinas marrones desnudas más allá de una ladera blanca y solitaria. "Pero la gente viene aquí y se divierte mucho. Para mí, como local, no tengo que volar fuera: tengo unas vacaciones aquí mismo".

Al igual que en otros lugares turísticos, la pandemia del COVID-19 -y las severas restricciones de viaje aplicadas en todo el mundo para intentar frenarla- ha reducido drásticamente el número de visitantes.

El año pasado se redujo prácticamente a la nada y este año sigue siendo sólo la mitad de los 17.000 habituales, según el propietario de Afriski Resort, que lleva casi dos décadas de existencia, Pieter Peyper.

Sudáfrica, centro regional, se ha visto muy afectada por la pandemia, con 2,64 millones de casos de coronavirus registrados y está en la lista roja de la mayoría de los países.

"Fue algo muy diferente. Me duelen las rodillas y los pies, (...) pero ha sido una locura de diversión", dijo poco después de caer Kevin Kava, un ghanés que vive en Ciudad del Cabo y que esquiaba por primera vez.

(Escrito por Tim Cocks; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.