Esquel: está grave un chico de 14 años que se disparó con un arma de aire comprimido

Ana Tronfi
·2  min de lectura

ESQUEL - Un adolescente de 14 años oriundo de esta localidad fue trasladado de urgencia y en grave estado al Hospital Posadas de Buenos Aires tras provocarse por accidente un disparo en la cabeza con un arma de aire comprimido. El hecho ocurrió el viernes pasado cuando el adolescente, identificado como Adriel, se encontraba con un hermanastro, también menor de edad, que alertó a la policía sobre lo sucedido.

Sobre las 22:30, personal policial recibió un alerta radial por parte de monitoreo local (101), que informó sobre un joven herido en la cabeza en el barrio Sargento Cabral de Esquel. De acuerdo al informe policial al arribar al lugar, del interior de la casa salió un adolescente que presentaba manchas de sangre en toda su ropa y en parte de su cuerpo, quien nervioso solicitaba asistencia y presencia de la ambulancia.

Tras el escándalo, Victoria Donda viajó al interior

El comisario Vicente Avilés explicó que intervino la división Criminalística para determinar si se trató de un accidente doméstico. "Esto ocurrió el 1 de enero. El jovencito herido fue trasladado al Hospital de Esquel y ante la gravedad de la lesión, fue de inmediato derivado a Buenos Aires. De acuerdo a lo que nos transmitió la familia, el estado es crítico".

"Estamos hablando de un accidente doméstico. Por supuesto que el equipo de Criminalística está analizando todas las pruebas. Solo estaban los dos menores. No había adultos en la casa cuando ocurrió el disparo", añadió.

La madre de Ariel, Jesica Quintana, explicó el diálogo con FM "Sol" que el menor ya atravesó las primeras 72 horas. "No fueron nada alentadoras", aseguró, y relató que fue sometido a una cirugía. "Anoche golpeamos las puertas y nos dieron la mejor noticia para nosotros aunque para ellos puede no ser mucho: Adriel está dando respuesta a las estimulaciones".

"No sabemos mucho lo que pasó. Tenemos lo que el menor que estaba con él contó porque no estábamos en casa. Se tomó como un accidente confuso y está en manos de la justicia", sostuvo, y agregó: "Yo llegué enseguida pero no me dejaron viajar con él en la ambulancia. Después de que lo estabilizaron pudimos estar con él".

"Es día a día. Desde un principio todos fueron muy sinceros. Hicieron todo lo posible en la operación pero de acá no se va hasta que no esté en condiciones. Va a ser un proceso largo. Solo nos dan un parte por día porque es terapia intensiva, así que decidimos turnarnos para poder descansar", indicó.

Y por último, dijo: "Hay un enfermero las 24 horas, tiene estimulación kinesiológica. Creemos que está en buenas manos y cada noticia la tomamos como un milagro. Pasamos de que le quedaban horas de vida a resistir el vuelo y después la operación. Seguimos creyendo que vamos a tenerlo con nosotros y bien. Por favor no dejen de pedir por él".