Al esposo de la vicepresidenta Harris le preocupaba contagiarla de COVID

·4  min de lectura
David Middlecamp/dmiddlecamp@thetribunenews.com

Un mes después de contraer el coronavirus, Doug Emhoff tiene un pensamiento persistente: podía haber sido mucho peor.

Emhoff tuvo que permanecer aislado 10 días —y apartado de su esposa, la vicepresidenta Kamala Harris— mientras se recuperaba de la enfermedad. Dijo que tuvo síntomas después de dar positivo, incluida la fatiga, pero que no ha experimentado ningún efecto secundario a largo plazo, gracias a su régimen de dos dosis de la vacuna y la inyección de refuerzo.

“A oros le ha ido peor con el COVID”, dijo Emhoff en una entrevista.

El esposo de Harris permaneció en la residencia oficial de la vicepresidenta en los terrenos del Observatorio Naval durante toda la cuarentena, dice, pero tuvieron que llevarle la comida mientras se aislaba en una de las habitaciones del piso superior de la casa de tres plantas.

Emhoff dijo que fue “muy cuidadoso” mientras tuvo síntomas. “Porque, imagínese, no quería contagiar —no solo a mi esposa, sino a la vicepresidenta de Estados Unidos— de COVID”, dijo. “Afortunadamente no se contagió”.

Emhoff es la única personalidad de la Casa Blanca en las familias del presidente y la vicepresidenta que se sepa que dio positivo al COVID-19 desde que Joe Biden asumió el cargo. Harris ha sido un contacto cercano de personas que más tarde descubrieron que tenían el coronavirus, sin embargo, los portavoces de la vicepresidenta han dicho en cada ocasión que posteriormente dio negativo.

Emhoff dio positivo en la prueba de detección del COVID-19 a mediados de marzo, después de que comenzara a experimentar síntomas leves tras su participación en un evento al aire libre en un jardín comunitario, dijo entonces un funcionario de la Casa Blanca.

El esposo de Harris dijo en un tuit que pasó el tiempo “descansando viendo los torneos de la NCAA”. A mitad de su aislamiento pudo empezar a trabajar virtualmente con su equipo, dijo Emhoff en una entrevista.

“Mi objetivo era, simplemente, seguir las órdenes del médico y descansar, mantenerme hidratado y tomarme mi tiempo para poder superarlo”, dijo Emhoff.

Emhoff se reincorporó a sus tareas oficiales, realizando una visita guiada por el Servicio de Parques Nacionales a Tidal Basin y a los cerezos en flor de Washington a finales de marzo. Unos días más tarde, participó en un acto de la Casa Blanca destinado a concienciar sobre los problemas que enfrentan los jóvenes transexuales.

Esta semana está de viaje en California, donde se presentó el lunes por la noche con su esposa en un acto de recaudación de fondos en Los Ángeles. Emhoff se dirigirá a Seattle y San Francisco a lo largo de la semana para recaudar más dinero para el Partido Demócrata, según su agenda en la Casa Blanca.

Emhoff se sentó para una entrevista en la Milton Gottesman Jewish Day School tras uno de sus primeros actos abiertos a la prensa desde que enfermó.

Dijo durante la conversación que había estado viajando bastante en su calidad de segundo caballero en el periodo previo a su prueba positiva y que no estaba seguro de dónde había contraído el virus.

“Ahora que ya lo tuve, y he hablado con otras personas que lo han tenido, es una situación similar con los síntomas clásicos que se presentan de golpe y la fatiga. Pero luego llega, golpea con fuerza, y después se va, y luego está bien”, dijo. “Y entonces, ya saben, sale uno y vuelve a las giras”.

Como proponente vocal de las vacunas contra el coronavirus y de los refuerzos antes de contraer la enfermedad, Emhoff retomó repetidamente el mensaje de la administración de Biden sobre la inoculación como medio para evitar la hospitalización y la muerte. También animó a los estadounidenses que pueden recibir una segunda vacuna de refuerzo a que lo hagan.

“Las vacunas funcionan, el refuerzo funciona”, dijo Emhoff. “Así que, a diferencia de muchos que, por desgracia, no se vacunaron y tuvieron resultados mucho peores, ese es realmente el mensaje que quiero transmitir”.

Emhoff dijo que su experiencia no fue tan diferente de la de otros estadounidenses vacunados que contraen el COVID, aparte de la ansiedad que tenía por exponer y potencialmente enfermar a Harris, que es la segunda funcionaria electa de la nación.

“Ahora que he pasado por ello, siento lo que todos han sufrido”, dijo. “Pero, de nuevo, pónganse las vacunas, reciban los refuerzos, pónganse la segunda dosis cuando puedan y, si la reciben, entonces tendrán la experiencia que yo he tenido, en la que uno pasa unos días difíciles, y luego vuelve a salir y se siente bien”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.