Espléndido aislamiento: una familia supera la pesadilla del coronavirus en el mar

LA NACION
·3  min de lectura

BUDAPEST.- Mientras el mundo se enfrentaba a la pandemia, el verano pasado una familia húngara de cuatro miembros decidió cumplir su sueño: navegar alrededor del mundo en un barco de 15 metros llamado "Teatime"

Salieron de un puerto croata a fines de junio de 2020 y desde entonces han navegado por Italia y España, luego se detuvieron durante algún tiempo en Cabo Verde antes de cruzar el Atlántico.

Después de pasar la Navidad en Martinica, ahora están anclados en Marigot, en la isla caribeña de San Martín, esperando navegar hacia el canal de Panamá.

Sin embargo, no tienen prisa, ya que la vida en el barco, al igual que para muchas personas en cuarentena en sus hogares, se ha ralentizado.

"Para mí es una experiencia fantástica poder pasar mucho más tiempo con mis hijos, en lugar de llegar tarde a casa del trabajo totalmente exhausto", dijo Domonkos Bosze, de 48 años, quien instaló una oficina en casa en el barco. Trabaja en el negocio de TI.

"Nuestra ruta es bastante flexible: básicamente el clima define el camino que tomamos, ya que las temporadas de huracanes y ciclones establecen los límites para navegar en cada región".

Él y su esposa Anna, que han navegado durante más de una década, habían planeado la aventura mucho antes de la pandemia del Covid-19.

Si bien la pandemia les presentó el dilema de si era el momento adecuado para irse, al final su determinación anuló todas las preocupaciones y riesgos.

TIEMPO DEL TÉ EN EL MAR

Hasta ahora, el mayor desafío ha sido una tormenta de seis horas durante la travesía del Atlántico que se las arreglaron bien, perdiendo solo una tostadora y el teléfono satelital que se rompió.

Siguen los cambios en las reglas del coronavirus en cada país y toman una prueba o entran en cuarentena según sea necesario.

"Cuando llegamos a Martinica ... les dijimos a las autoridades que solo pasamos 16 días en mar abierto y lo aceptaron como cuarentena", dijo Bosze.

No obstante, el bote está lleno de alimentos suficientes para un mes. Y pescan su propio atún o mahi mahi (dorado), para alegría de sus hijas de 6 y 8 años.

Las dos niñas hacen aprendizaje a distancia y, si es posible, se inscribirán en escuelas locales para familiarizarse con diferentes culturas.

Domonkos dijo que una conversación con Jimmy Cornell, el legendario navegante británico nacido en Rumania, tuvo una gran influencia en su forma de pensar cuando planearon el viaje.

Si bien estar juntos todo el tiempo en un espacio reducido supuso algunas dificultades al principio, ahora todo funciona como un reloj en "Teatime", que lleva el nombre de la costumbre familiar de sentarse a tomar el té y charlar.

Anna dijo que el viaje le ha dado una gran libertad a pesar de que cocina con regularidad, además de manejar las velas si es necesario.

"Vimos delfines saltando en la proa del bote y nadando con nosotros, con el mar totalmente en calma ... para que pudiéramos verlos claramente bajo el agua", dijo sonriendo.

Dependiendo de las restricciones del coronavirus, planean navegar este año o el próximo hacia el Pacífico, y ahora dicen que su viaje podría durar otros 5-6 años, deteniéndose por períodos prolongados en el Pacífico sur y en el océano Índico.

Agencia Reuters

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Cocodrilo gigante circula en la agua salada