Espionaje: Darío Nieto dijo que la acusación "es falsa" y contó un extraño episodio

Candela Ini
lanacion.com

La casa del exsecretario de Mauricio Macri fue allanada ayer por orden del juez Federico Villena

El exsecretario privado de Mauricio Macri, Darío Nieto, se puso a disposición de la Justicia después del allanamiento a su casa en el día de ayer, por orden del juez de Lomas de Zamora Federico Villena en la causa por presunto espionaje ilegal. En un breve escrito al que accedió LA NACION, Nieto designó como su abogado a Gervasio Fraga, y dijo que cualquier acusación en su contra "es falsa".

"Cualquier construcción de imputación que se pretenda fabricar sobre mi persona resultará por completo falsa de principio a fin", sostuvo en el escrito presentado ante los tribunales federales de Lomas de Zamora.

En ese mismo escrito consignó que, un día antes del allanamiento -el miércoles por la tarde-, un hombre le tocó el timbre de su casa, un departamento en el barrio Palermo, se anunció como repartidor de un restaurante para entregarle un pedido de comida que él no había pedido. Cuando bajó para verificar quién era la persona que se anunciaba, sostuvo Nieto, no había nadie.

Durante el procedimiento ordenado ayer por Villena la Policía Federal secuestró el celular de Nieto, así como también el de su pareja. La causa permanece bajo secreto de sumario, y la defensa de Nieto articula con los abogados de otros posibles imputados qué estrategia jurídica se empleará.

El juez Villena investiga al entorno de Macri bajo la hipótesis de que los informes de inteligencia producidos por la banda de agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), bajo la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, eran recibidos por colaboradores del expresidente.

La semana pasada un exagente de la AFI, Jorge Sáez, declaró ante la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia, que se reunió "al menos cinco veces" con la exencargada de Documentación Presidencial Susana Martinengo, a quien le habría entregado los informes de inteligencia producidos sobre políticos y periodistas.

Cerca del expresidente dijeron que él "no la conocía". Hasta que se conoció el procedimiento ocurrido ayer en su domicilio, el nombre de Nieto -superior de Martinengo- no había trascendido. En las filas de Pro, quienes analizan el caso, señalan que el juez "está buscando" llegar a Macri a través de sus colaboradores.

En este expediente, derivado de la confesión de un detenido en una causa narco que instruía Villena, ya se constituyeron como querellantes el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli.

El expresidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó y el exjefe de bloque de Pro Nicolás Massot analizan por estas horas el material que contiene el expediente de Lomas de Zamora sobre ellos para decidir se constituyen como querellantes.

También son querellantes la vicepresidenta Cristina Kirchner, y otros presuntos damnificados como el empresario Fabián De Sousa y los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano.

La semana pasada, otro exfuncionario de la AFI, Alan Ruiz, fue detenido en el marco de otro expediente por espionaje ilegal a cargo del juez Juan Pablo Auge. El martes Ruiz declaró ante la Justicia que "le indicaron" hacer un seguimiento de Cristina Kirchner, aunque dijo que era para protegerla y no para espiarla.

Qué leer a continuación