"Espero que cuando llegue la vacuna todavía estemos vivas"

·3  min de lectura

LEÓN, Gto., febrero 15 (EL UNIVERSAL).- Antonia, de 67 años, espera seguir con vida cuando llegue la vacuna contra el Covid-19 a León, la ciudad guanajuatense con la cifra más alta de defunciones.

Dice sentir gusto de que haya comenzado la vacunación para adultos mayores en nueve municipios de Guanajuato, "pero debería ser pareja para toda la 'gente viejita' en la entidad".

"Espero que cuando llegue la vacuna todavía estemos vivas, por fé", le comentó a su amiga y vecina Esther de 74 años. Ambas dicen tener confianza en seguir adelante.

Toñita, como prefiere que le llamen, estuvo atenta a las noticias desde el viernes pasado cuando la Secretaría de Salud anunció que llegarían 40 mil 610 dosis para la vacunación de personas de 60 años y más, sin que le haya tocado el beneficio.

"A mí nada, nada, nada. Ni quién me hable. ¿Cómo ve?", comenta con su vecina.

El Programa Nacional de Salud contempló nueve municipios de noreste y este de Guanajuato, de los 46 que forman el territorio estatal para la primera jornada de vacunación a adultos mayores. Todos ellos tienen una baja incidencia de fallecimientos por Covid-19: Xichú (7), Atarjea (1), Tierra Blanca (7), Victoria (13), Santa Catarina (2), Doctor Mora (14), San Luis de la Paz (161), San José Iturbide (63) y Comonfort (90).

El 60 por ciento de las defunciones a causa del coronavirus se han registrado en el corredor industrial, que abarca los municipios de León, Irapuato, Salamanca y Celaya. De 115 mil 564 casos confirmados en la entidad, 38 mil 97 corresponden a León y reporta 3 mil 170 defunciones de 9 mil 167 que se han presentado en la pandemia.

Toñita espera que al gobierno le sobren vacunas para que las mande para la gente de avanzada edad, en las ciudades donde hay tantos enfermos y se han muerto muchos.

"Yo digo, si quieren traerla, bueno; y si no ni modo. Si estamos vacunadas, si Dios quiere, de todos modos nos vamos a morir. Como dice mi hermana Esther, aquí estamos nada más con la voluntad de Dios, hasta ahorita no nos hemos enfermado, pero ya ve".

En su domicilio, ubicado en la colonia Cerrito de Jerez, Toñita dice que el Gobierno prometió que las abuelas y abuelos serían de los primeros en recibir la vacuna, y luego salió que por ciudades, y ahora que le van a dar preferencia a los jugadores.

"Ahorita oí que primero van a vacunar a los futbolistas, a todo eso, que andan vacunando todo eso; bueno, ¿no dicen que los viejitos primero? No, pues no. ¿y esos por qué?, pues todos esos señores que andan en eso pues están nuevos, ¿y los viejitos qué?, ¿al último?".

Esther recibió una llamada en enero pasado, de una mujer que le dijo que tenía que ir a un centro de salud para que le aplicaran la dosis contra el coronavirus, sin darle fecha. Dice que en este tiempo tendrá la oportunidad de ver las reacciones del antígeno en las personas de la tercera edad que ya se vacunaron.

"Si no se mueren con la vacuna, yo también me vacuno, pero hay que creerle a Dios porque ahora se dicen tantas cosas", expresa en una conversación con Toñita. "Vamos por fe", coinciden las amigas.