“Espero que este avión se estrelle”: el ataque de furia de una pasajera mientras exigía whisky

·3  min de lectura
Una pasajera británica se embriagó durante un vuelo y tomó del pelo a una azafata, además de amenazar a todo el staff de la aerolínea
Una pasajera británica se embriagó durante un vuelo y tomó del pelo a una azafata, además de amenazar a todo el staff de la aerolínea

En un avión que se dirigía a Londres, una pasajera de primera clase sufrió un ataque de ira y atacó a la tripulación de cabina. “Espero que este avión se estrelle y todos mueran”, gritó la mujer de 41 años, identificada como Rachel Street. Según los testigos del hecho, además de atacar al personal de la aerolínea, insultó y amenazó a cada una de las personas que intentó detenerla. Finalmente, debió ser esposada para evitar que la violencia escalara.

Bubbles, el chimpancé al que Michael Jackson salvó de la muerte y expuso a un infierno

El hecho trascendió en las últimas horas pero ocurrió el 5 de enero de este año, en un vuelo de Barbados a Londres, en la aerolínea Virgin Atlantic. Según contaron quienes estuvieron presentes en ese vuelo, todo comenzó cuando la mujer agarró a una azafata del pelo mientras exigía whisky, vino, cigarrillos y sedantes. En el Tribunal de Magistrados de Ealing, Street se mostró arrepentida y compungida al escuchar los testimonios. Luego, se declaró culpable de haber agredido y amenazado a la tripulación de cabina, tras emborracharse en el avión, ignorando las instrucciones del piloto.

MasterChef Celebrity: la noche de furia de Donato de Santis

La fiscal Christelle McCracken dijo que Street se estaba comportando de manera extraña cuando abordó el vuelo y, cuando le recordaron cómo funcionaba el protocolo por covid-19, respondió de forma sarcástica e irrespetuosa: “Sí, claro, porque todos tienen coronavirus”. Luego, durante el viaje, la tripulación de cabina comenzó a recibir quejas de otros pasajeros, y, al exigirle que deje de beber alcohol, Street se puso muy agresiva. “Se le dijo que se calmara porque su comportamiento estaba molestando a los demás pasajeros”, relató la fiscal, según consignó el Daily Mail.

Li Jiem sabía que podía tener la enfermedad antes de hacer el vuelo de Estados Unidos a China y tomó medicamentos para bajar la fiebre y subir al avión, pero al llegar a Beijing el test de Covid-19 le dio positivo
Li Jiem sabía que podía tener la enfermedad antes de hacer el vuelo de Estados Unidos a China y tomó medicamentos para bajar la fiebre y subir al avión, pero al llegar a Beijing el test de Covid-19 le dio positivo


Durante el vuelo, la tripulación de cabina comenzó a recibir quejas de otros pasajeros a causa de la Sra. Street y, al exigirle que deje de beber alcohol, ella se puso muy agresiva

Después, el staff de la aerolínea le ofreció una cama para acostarse. Incluso, el piloto abandonó la cabina para tratar de calmarla. “Le dijo a la señora que había sido abusiva con la tripulación y otros pasajeros, le recordó que esto era una violación de las reglas de seguridad y que si su comportamiento continuaba, la policía la recibiría en Heathrow [el aeropuerto londinense] y la arrestaría”, agregó la fiscal. “Ella respondió algo como ‘hagan lo que deban hacer’”, continuó.

La escalofriante predicción de Stephen Hawking sobre el fin de la humanidad

En ese momento, Street fue trasladada de primera clase a económica. En se momento, tomó a otro empleado de la aerolínea del pelo y debió ser inmovilizada entre varias personas. “Podría terminar en la cárcel mañana, no me importa una mie...”, comenzó a gritar la mujer. Luego, añadió: “Espero que este avión se estrelle y todos muramos”.

Street, oriunda del municipio de Streatham, finalmente se declaró culpable de comportarse de manera amenazante y abusiva, de ingresar a un avión en estado de ebriedad, de no obedecer la orden del piloto de permanecer en su asiento y de agredir a una miembro del personal. En tanto, los magistrados ordenaron un informe y, en la próxima audiencia, el 26 de abril, la justicia británica considerará la situación de Street.