Nueva esperanza para la esclerosis múltiple: Científicos “revierten los síntomas” con trasplante de células

·4  min de lectura

Un estudio innovador afirma que las células inmunitarias contra la fiebre glandular tienen el potencial de detener o incluso revertir los síntomas de la EM (esclerosis múltiple). Científicos estadounidenses realizaron un ensayo en el que a pacientes con EM se les implantaron células T que ayudan al cuerpo a combatir el virus que causa la fiebre glandular.

Los escáneres cerebrales sugirieron que la progresión de la enfermedad se ralentizó o incluso se revirtió en algunos pacientes, afirma el estudio. Aquellos que vieron resultados también tuvieron una “mejora sostenida de la discapacidad”, como poder caminar con menos dolor.

Las células T se extrajeron de personas que se habían recuperado del EBV (virus de Epstein-Barr), el cual causa fiebre glandular y es reconocido como una posible causa de EM.

Los investigadores admitieron que el estudio era pequeño y no descartaron el efecto placebo. Sin embargo, los resultados podrían marcar un gran avance en la comprensión de los expertos sobre la EM, que actualmente es incurable.

La EM es una enfermedad que afecta el cerebro y la médula espinal como resultado del daño del recubrimiento que protege los nervios. Esto causa una variedad de síntomas que incluyen fatiga, visión borrosa y problemas con el movimiento y la sensibilidad.

La enfermedad dura toda la vida una vez que se diagnostica, pero los tratamientos especializados pueden ayudar a controlar la enfermedad y sus síntomas. Los expertos aún no están seguros de qué desencadena exactamente la enfermedad que afecta a más de 130.000 personas en el Reino Unido.

Según la MS Society, es más probable que las personas descubran que tienen EM a los 30, 40 y 50 años en el Reino Unido, y afecta a casi tres veces más mujeres que hombres.

La revelación sigue a un importante estudio de la Universidad de Harvard en 1 millón de soldados que reveló que el EBV tiene el potencial de ser la principal causa de EM, pues pacientes con el virus son 32 veces más propensos a desarrollar la enfermedad.

A la innovadora terapia de células T la desarrolló la firma estadounidense Atara Biotherapeutics. Sus científicos extrajeron las células inmunitarias conocidas como ATA188, que se encuentran en personas que han luchado contra el EBV, y las administraron a los pacientes con EM mediante una inyección.

La compañía estadounidense de inmunoterapia probó el tratamiento en 24 pacientes con EM durante un año en 2017. A los pacientes reclutados en EE.UU. y Australia se les ofrecieron diferentes dosis del tratamiento para evaluar sus efectos.

De los 24 participantes que se reclutaron para participar en el estudio, 18 continuaron la prueba durante más de tres años, siete de los cuales ya mostraban signos de mejora. Veinte de los que participaron vieron su condición mejorar o estabilizarse después de un año. Y después de tres años, otras nueve personas también tuvieron mejoras, según los escáneres cerebrales.

El profesor Mark Freedman, neurólogo de la Universidad de Ottawa que no participó en el ensayo, comentó que una reversión natural en la EM progresiva es bastante rara. Sugirió que la terapia probada con Atara estaba detrás de los resultados.

“Cuando un paciente alcanza un cierto nivel de discapacidad avanzada, es raro que se revierta de forma natural, y no se esperaría ninguna mejora sostenida a partir de la evolución natural de la enfermedad”, añadió.

Otros sugirieron que se necesita más investigación ya que el ensayo inicial de Atara no probó contra una variable de control. Clare Walton, jefa de investigación de la MS Society, dijo a New Scientist: “Es alentador que hayan visto mejoras en el MTR. Pero hemos visto que los tratamientos parecen prometedores en la fase uno o incluso en la fase dos, pero luego, cuando se realizan grandes ensayos aleatorios, no muestran ningún resultado”.

Atara está realizando un ensayo de fase dos en 80 personas, que es la siguiente etapa en el desarrollo del tratamiento potencial. El Dr. Manher Joshi, director médico de Atara, comentó: “Cada vez hay más pruebas sólidas de que las células B y las células plasmáticas infectadas con EBV desempeñan un papel fundamental en la patogenia de la esclerosis múltiple”.

“Estos datos sobre la EM progresiva, la población con la mayor necesidad insatisfecha, subrayan el potencial para detener o revertir la progresión de la discapacidad al enfocarse precisamente en lo que puede ser una causa raíz de la EM”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.