¿Qué esperan los países sudamericanos de Lula, y viceversa?

© Ricardo Stuckert

Los líderes de izquierda de América Latina, especialmente sus vecinos sudamericanos, se muestran esperanzados con el regreso de Luiz Inácio Lula da Silva y la vuelta de una política exterior brasileña que priorice la integración regional, en claro contraste con la postura de Jair Bolsonaro, que ha dado la espalda a sus socios más cercanos. Sin embargo, el mapa político y la agenda de la región son muy diferentes 20 años después de la llegada de Lula al poder.

Por Márcio Resende, corresponsal de RFI en Buenos Aires

El 24 de enero, en Buenos Aires, Brasil regresará a la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), de la que el Gobierno del presidente Bolsonaro retiró al país hace tres años. Se espera que Lula llegue un día antes para reunirse con su homólogo argentino, Alberto Fernández, en su primer viaje al extranjero tras asumir el cargo, simbolizando la prioridad del nuevo gobierno brasileño a la integración regional, una diferencia clave con el gobierno de cuatro años de Jair Bolsonaro.

Si Lula fue el líder activo y carismático que señaló el camino hacia el modelo regional de políticas públicas contra la desigualdad, esta vez su influencia debe ser más horizontal y sus alianzas, en temas concretos.

"Veo más niveles horizontales de influencia, frente a una hegemonía vertical que guía el debate regional. Creo que la alianza de Lula con los gobiernos de izquierda vecinos girará en torno a cuestiones concretas, como el medio ambiente. No veo una alianza en torno a políticas económicas generales", afirma el politólogo peruano Carlos Meléndez, especialista en análisis comparativo entre países latinoamericanos.


Leer más sobre RFI Español