Se esperan días duros para Valle de México ante desabasto de agua

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 23 (EL UNIVERSAL).- "Días duros" esperan al Valle de México por el estiaje y desabasto de agua potable por la reducción del afluente del Cutzamala, que se suma a la pandemia por Covid-19, reconocieron titulares de organismos municipales del agua de Atizapán de Zaragoza Sapasa, OAPAS Naucalpan, OPDM Tlalnepantla y Operagua de Cuautitlán Izcalli, quienes dieron una conferencia de prensa conjunta, ante el panorama adverso que vive en esta región.

Al desabasto de agua se complicó debido a la pandemia, porque con el confinamiento se elevó el consumo del líquido hasta 40 por ciento, afirmó Esteban Quiroz Aguilar titular del Sistema de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Atizapán (Sapasa)

"Los consumos que antes se hacían en las escuelas, oficinas y establecimientos ahora se hacen en casa, por ello el objetivo de esta conferencia es acercarnos a los ciudadanos para que conozcan el origen del tema y exhortarlos a que hagan un uso responsable del agua, no tiren basura en ríos y reporten fugas

El desabasto por el bajo nivel de las presas del Sistema Cutzamala afecta a más de dos millones de habitantes de 13 municipios mexiquenses, informaron autoridades de la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM).

La escasez por la reducción del afluente del Cutzamala, podría mantenerse hasta diciembre en caso de que no cambien las condiciones de estiaje, de acuerdo a la Conagua, por lo que los titulares de los cuatro organismos municipales del agua informaron que trabajan en la rehabilitación de pozos que están en desuso.

De acuerdo con los directores de los organismos municipales, Atizapán de Zaragoza registra un recorte de 100 litros por segundo; Cuautitlán Izcalli 120 l/s, Naucalpan 128 l/s, y Tlalnepantla 200 l/s.

Por ello, los directores de OPDM Tlalnepantla, Mauricio Juan Ramírez Rosaldo; de Operagua Cuautitlán Izcalli, Salvador Reyes Flores y OAPAS Naucalpan, Ricardo Gudiño Morales, conminaron a la población a ahorrar, reducir y evitar desperdiciar el agua.