“Mejor, esperamos”: con consultas pediátricas y dudas, arrancó la vacunación de los chicos de entre 3 y 11 años

·4  min de lectura
En la ciudad, comenzó la vacunación de menores de 12 años con comorbilidades
En la ciudad, comenzó la vacunación de menores de 12 años con comorbilidades

Los chicos de entre 3 y 11 años empezaron a recibir hoy la vacuna para Covid-19 en la mayoría de las provincias. Esta nueva etapa arrancó en medio de dudas de las familias y, también, entre los pediatras sobre aceptar las dosis de Sinopharm o esperar hasta que se difundan los datos para su autorización pediátrica local, como se prometió la semana pasada.

Educación: el gobierno porteño fijó la fecha de comienzo de clases para el año próximo

En los vacunatorios del país, se empezó a atender a la mañana con globos y guirnaldas de colores a los más chicos que habían recibido los primeros turnos para aplicar 2.006.300 dosis distribuidas desde finales de la semana pasada. En La Pampa, donde la ministra Carla Vizzotti lanzó esta etapa de la campaña, se vacunaron 2000 chicos en las primeras tres horas, según se indicó.

Al habilitar el empadronamiento para este grupo la semana pasada, las autoridades sanitarias de las jurisdicciones informaron que los adultos a cargo debían prestar su consentimiento informado por escrito. En Chaco, por ejemplo, sería verbal. Pero pediatras esperan esta semana recibir más información de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) para atender las consultas de los padres.

Solo en una red de padres de chicos con comorbilidades, se duplicaron las consultas a través de las redes sociales en los últimos días. “Mejor, esperamos”, fue la decisión que comunicaron este fin de semana desde Mini VacunaME frente a la decisión del Ministerio de Salud de la Nación de destinar 10 millones de dosis de Sinopharm disponibles a los chicos de entre 3 y 11 años con enfermedades o trastornos preexistentes.

Argumentos

Como sucedió con la autorización en el país de la vacuna Sputnik V, los argumentos oficiales son generales, hacen hincapié en el riesgo epidemiológico de que los chicos se conviertan en “un vector de contagio” con la circulación comunitaria de la variante delta y extrapolan el conocimiento disponible sobre la plataforma de virus inactivado de Sinopharm que se utiliza en las vacunas de calendario.

A la vez, esas explicaciones sin otras precisiones respetan más la confidencialidad que solicitó el productor sobre estudios en curso en China y Emiratos Árabes que la información necesaria para prestar un consentimiento por escrito de una práctica médica. En sus comunicados, el Ministerio de Salud nacional informó que la decisión de vacunar a los menores de 11 con el desarrollo chino tuvo el respaldo de Anmat, que no respondió consultas al respecto, además del Consejo Federal de Salud (Cofesa) y la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain).

“Es indignante”: malestar en la comunidad educativa de la ORT por el mensaje intimidatorio de Aníbal Fernández

También las autoridades de la SAP y la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (Sadip) se alinearon con la decisión, tras sus comunicados en los que exigieron que el Gobierno mostrara la evidencia que respaldaba el anuncio hecho hace dos semanas en la Casa Rosada.

Espera

Hoy, un foro que nuclea a un centenar de entidades científicas y sociales tenía redactado un comunicado de apoyo a la vacunación contra Covid-19 de los chicos y los adolescentes, pero se esperaba que todos los miembros de ese Foro de Sociedades Científicas y Organizaciones de la Sociedad Civil y de Universidades aceptaran firmarlo. “Es fundamental brindar mensajes claros y basados en la evidencia para poder poner fin a la pandemia”, cierra el texto.

Desde Mini VacunaME, una red de padres de chicos con comorbilidades, afirman que en los últimos días se duplicaron las consultas que reciben a través de las redes sociales. “Mejor esperamos”, comunicaron este fin de semana. “Dentro de 15 días se trata la autorización de uso de la vacuna de ARNm para chicos de entre 5 y 11 años –indicaron–. Decidimos esperar ese resultado para disponer vacunar a nuestros hijos de la misma manera que lo están haciendo todos los países.”

Y señalaron: “Adherimos a la recomendación de la Sadip sobre aplicar vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Europea de Medicamentos o la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. El mismo consejo nos dan numerosos pediatras, que desconfían como nosotros de la autorización confusa y política que se hizo en nuestro país de la vacuna de Sinopharm para los chicos.”

Natalia Pibouleau integra la red y vive en Córdoba con sus dos hijos, Santiago, de 15 años con epilepsia, y Alejo, de 8 años, con parálisis cerebral y síndrome de West. “Somos papás y lo único que queremos es lo mejor para los chicos. Mi hijo está encerrado desde marzo de 2020″, contó a LA NACION. El pediatra y el neurólogo le desaconsejaron el uso de Sinopharm por la complejidad del cuadro de Alejo. “Nos tratan de antivacunas cuando desde junio hemos rogado por una vacuna segura para los chicos y, acá, autorizaron el uso de una vacuna a puertas cerradas, donde todo es confidencial”, agregó Natalia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.