Espera, hallazgo y dolor; la tragedia de Jorge al perder a su familia

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 17 (EL UNIVERSAL).- El deslave en el Cerro del Chiquihuite registrado el pasado viernes 10 de septiembre, no solo arraso viviendas de la colonia Lázaro Cárdenas en Tlalnepantla, pues a Jorge Armando le arrebató algo más preciado, su familia. A lo largo de estos siete días EL UNIVERSAL ha retratado el dolor de un esposo y padre de familia que aún está en la espera de poder despedir como lo hizo con su pequeña, a su esposa Paola Daniela y a su hijo Jorge Dilan.

En su primera plana del 14 de septiembre, tres días después del acontecimiento en el Cerro del Chiquihuite, El Gran Diario de México dio a conocer la historia de Jorge, quien junto a su madre esperaba cerca de la "zona cero" de que le fueran entregados los cuerpos de sus familiares que quedaron sepultados en su casa luego del desgajamiento del cerro.

"Me siento fatal, devastado. Lo único que quiero es que me los entreguen, a mi esposa y a mis dos hijos, ya es lo único que pido, no pido más", afirmó con tristeza Jorge Armando Mendoza López, justo el día de su cumpleaños número 24 y quien se encontraba trabajando cuando se registró el derrumbe.

Dos días después, luego de que el cuerpo de su hija fuera rescatado y entregado, el Gran Diario de México retrató en su portada a Jorge durante el velorio de su hija Mía Mayrín, de apenas tres años de edad.

En esa ocasión Jorge Armando aparece sosteniendo la fotografía de la pequeña Mía, luego de la misa que se llevó a cabo durante el velorio de la pequeña.

Al darse a conocer el hallazgo de indicios de cuerpos humanos encontrados en la zona del derrumbe, a través de estudios genéticos y luego de pasar a identificar el cuerpo por sus familiares, se pudo comprobar que habían encontrado los restos de la pequeña Mía tras ser rescatados dentro de la zona cero del Cerro del Chiquihuite.

La foto muestra al padre de Mía desconsolado durante el velorio de la pequeña, realizado en una cochera en una vivienda en la calle Club excursionista Tepochtli de la colonia Lázaro Cárdenas.

"Le pedimos mucho a Dios para que salgan -que encuentren los cuerpos de Paola y Jorge Dilan- para despedirlos como se merecen", dijo el joven padre.

"Amor eterno" fue una de las canciones que se escucharon durante la despedida de la menor, que permaneció atrapada más de cuatro días en lo que fue su casa en la calle Club Exploradores de Chimalhuacán.

Al lugar llegaron vecinos y familiares de la menor para darle el último adiós con arreglos florales y ositos de peluche que llevaron niños para decorar el ataud blanco de Mía Mayrín.

"¡Los vamos a encontrar!", fue la promesa de Jorge durante el sepelio de su pequeña Mía, mismo que fue retratado en la primera plana de este viernes, imagen en la que se observa a un hombre destrozado por la muerte de la pequeña y quien sigue en espera de la entrega de los cuerpos de su hijo Jorge Dilan y de su esposa Paola Daniela, siete días después del derrumbe que le quitó a su familia y sepultó su vivienda.

Con una flor blanca y agua bendita con la que bendijeron el pequeño ataúd blanco, Jorge despidió amorosamente a su hija antes de entrar en catarsis y repetir con insistencia: "¡Los vamos a encontrar!", al referirse a su esposa Paola y a Jorgito.

Mía Mayrín fue sepultada en el panteón de La Presa, como lo dio a conocer el padre de la menor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.