Se espera que la Fed suba los intereses para combatir la inflación

·2  min de lectura

Se espera que la Reserva Federal aumente significativamente los intereses a un nivel más normal.

Hace dos semanas, la directora y presidenta ejecutiva del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, Mary Daly, usó esa palabra, “expedita”, para describir su itinerario para poner fin a la política de intereses acomodaticia de la Reserva Federal que instituyó en las primeras semanas de la pandemia.

El mercado está seguro que el gran paso será un aumento de al menos medio 1% y posiblemente de hasta tres cuartos de 1% en los intereses el miércoles. Si es el paso más grande, llevaría la tasa de préstamo a corto plazo objetivo de la Reserva Federal a su nivel más alto desde febrero de 2020. Y representaría los aumentos más rápidos en generaciones.

No nos equivoquemos, el banco central se ha convertido por completo en una organización de lucha contra la inflación a tiempo completo.

Los críticos se quejan de que llega tarde a la lucha, y no se equivocan. Los precios al consumidor en general están subiendo un 8% y están demostrando que son muy rígidos. Si nos centramos en los artículos cuyos precios tienden a cambiar lentamente —el alquiler, el seguro de la vivienda, comer fuera—, se observa un aumento más moderado, pero aún elevado, de casi el 5% en marzo, según los datos del Banco de la Reserva Federal de Atlanta.

La Reserva Federal abandonó la esperanza de que la inflación fuera transitoria a finales del año pasado. Tras elevar su tipo de interés objetivo en 0.25% en marzo, los banqueros centrales se reunieron en un coro para alertar a los inversionistas y prestatarios que esperen un movimiento mayor este mes, y probablemente en las próximas reuniones.

Sin embargo, hay algo más que el aumento de intereses. El banco podría anunciar que está empezando a vender los bonos que compró durante la pandemia en sus esfuerzos por evitar una profunda y desastrosa depresión. Este llamado endurecimiento cuantitativo actuará como otra ruptura económica, complicando aún más el acto de equilibrio de la Reserva Federal.

El objetivo es controlar la inflación lo más rápido posible sin afectar la recuperación del mercado laboral. Es una tarea difícil de llevar a cabo.

Mientras que la Reserva Federal puede ataca los factores monetarios que contribuyen a la inflación desalentando el consumo, no puede afectar a los cierres por el COVID-19 en China, la invasión rusa en Ucrania o la mutación del coronavirus; cualquiera de los cuales amenaza con hacer tropezar al banco mientras acelera su ritmo de lucha contra la inflación.

Tom Hudson presenta “The Sunshine Economy” en WLRN-FM, donde es vicepresidente de noticias. Twitter: @HudsonsView

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.