Después de una espera angustiosa, llega una puerta al título para boxeador venezolano de Miami

·2  min de lectura
JORGE EBRO

Después de todo hay una luz al final del túnel para Ismael Barroso. El venezolano parece haber encontrado un camino hacia una pelea por un título del mundo, pero primero deberá superar este sábado al argentino Fernando Saucedo en el ring del Hotel y Casino Seminole de Hollywood, Fort Lauderdale.

El boxeador de la empresa M&R Promotions estará muy pendiente de la pelea de campeonato de la Asociación Mundial del Boxeo entre Alberto Puello y Botirzhon Akhmedov, pues de ahí saldría su próximo rival, siempre y cuando salga airoso en la velada de Premier Boxing Champions.

Al venezolano Barroso, número dos del escalafón y quien lleva años esperando un choque de esta importancia, sabe que nada esta escrito en piedra en este deporte, pero enfrenta el compromiso ante el argentino Saucedo como si le fuera la vida en ello.

¿Cómo llegas a este combate?

“Estamos muy bien preparados gracias a mi entrenador Moro Fernández y estamos convencidos de que esta pelea será un paso para buscar mejores oportunidades. Por eso llegamos en la mejor forma física y mental posibles contra un rival experimentado’‘.

Me dicen que con PBC tienes aseguradas dos peleas más, una de ellas por título.

“Sí, tenemos ese acuerdo, pero lo primero es concentrarnos en ganar esta pelea el 20 de agosto, pero sabemos que vendrán peleas más fuertes. Nosotros vamos a estar listos para lo que venga, para el rival que sea’‘.

Después de tanta espera y frustración, al final una luz en el túnel.

“Es una oportunidad que veníamos esperando durante mucho tiempo, pero por fin Dios abrió la puerta. Es una oportunidad que veníamos esperando no solo yo, sino mi equipo de trabajo completo. Aquí todos somos como familia y somos muy unidos. Vamos a aprovechar este momento ciento por ciento en el nombre de Jesucristo’‘.

Hacía tiempo no te veías en TV nacional, en una gran velada.

“Sí, hacia tiempo no sentíamos esa adrenalina de pelear en un escenario grande, pero este agosto vamos a demostrar que tenemos para este y para los otros más que vengan adelante. Hemos vivido altas y bajas, pero seguimos siendo el mismo ser humano, una persona humilde. Miro las cosas malas que suceden alrededor de uno, pero siempre avanzando adelante’‘.

¿Qué hacías para no desesperarte?

“Buscar a Dios en mis oraciones y la familia. La familia porque todo esto es un sacrificio por la familia. Recibí mucho apoyo de mi equipo de trabajo, de mis compañeros. Siento que estoy en una de mis mejores etapas boxísticas, mejor que en el pasado. Dios me ha fortalecido’‘.