Este espejo infinito se trata en realidad del mayor lago de sal del mundo

Este lugar que parece sacado de otro planeta se conoce como el Salar de Uyuni y se encuentra en el suroeste de Bolivia. Se trata del mayor desierto de sal continuo del mundo y se extiende por una superficie de más de 10.000 kilómetros cuadrados, dando el aspecto de un espejo infinito, donde no se atisba el fin y siendo uno de los mayores espectáculos naturales que pueden contemplarse en la actualidad.

Su longitud es tal que puede verse incluso desde el espacio y durante la época de lluvias, que va de diciembre a mayo, se crea una fina capa de agua por encima. Este fenómeno es el famoso ‘efecto espejo’ que va del suelo al cielo. El Salar de Uyuni se originó por la evaporación de varios lagos. Esta zona, que se encuentra a más de 3.600 metros de altitud, estuvo dos veces bajo el agua. La primera hace 40.000 años y la segunda hace unos 12.000, cuando se derritió un glaciar cercano.

Este espacio es una de las reservas de litio más importantes del mundo y también cuenta con altas cantidades de potasio, boro y magnesio. Aquí se estima que hay 10.000 millones de toneladas de sal, de las cuales, alrededor de 25.000 son extraídas cada año. Existen once capas de sal, con espesores que varían entre menos de un metro y diez metros. Es un destino muy turístico, que visitan cada año millones de personas de todo el mundo. De hecho, en 2019 fue galardonado por los World Travel Awards como el ‘Mejor Atractivo Turístico Natural de Sudamérica’.