Los 13 años más hostiles de España para recuperar Gibraltar: la verja cerrada a cal y canto

Javier Taeño
·4  min de lectura

Año nuevo y vida nueva en Gibraltar. Tras consumarse el Brexit por el que el Reino Unido abandona la Unión Europea, el principio de acuerdo alcanzado sobre la bocina el 31 de diciembre entre Madrid y Londres ha evitado que el territorio gibraltareño se convierta en frontera exterior de la UE. Un pacto que hará que Gibraltar se una a Schengen, el espacio europeo de libre circulación integrado por 26 países (22 comunitarios y Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein).

Una de sus principales consecuencias será el derribo de la verja que separa Gibraltar de La Línea de la Concepción (Cádiz) y que ha estado presente durante décadas. El plazo para su desmantelamiento es de seis meses y provocará que la frontera de la colonia se sitúe en el puerto y en el aeropuerto.

La verja de Gibraltar cerrada en 1969. (Photo by Keystone-France/Gamma-Keystone via Getty Images)
La verja de Gibraltar cerrada en 1969. (Photo by Keystone-France/Gamma-Keystone via Getty Images)

Precisamente esta separación física que ha existido durante tanto tiempo y que cada día cruzan miles de trabajadores transfronterizos ha sido la protagonista de algunos de los momentos más tensos vividos entre ambos lados.

Aunque en los últimos años las relaciones se han normalizado y la fluidez en el paso fronterizo es óptima, lo cierto es que durante 13 largos años (1969-1982) la verja estuvo cerrada. El 8 de junio de 1969 el régimen de Franco decidió cortar el paso y aislar a los 30.000 habitantes de la colonia británica.

Una decisión que tuvo una gran repercusión en el futuro del territorio. Mientras que miles de trabajadores españoles perdieron su empleo (unos 5.000), lo que llevó a una gran depresión económica en la región gaditana; el bloqueo provocó que los gibraltareños cimentaran su identidad británica.

El territorio, situado al sur de la Península Ibérica, fue cedido a los británicos en 1713 como consecuencia del Tratado de Utrecht. Actualmente según la ONU se trata de “un territorio no autónomo pendiente de descolonización”, pero las reivindicaciones españolas no ha dado resultado en los tres últimos siglos.

El cierre de la verja, hace más de 50 años, se produjo después de una escalada de las tensiones. Ya en 1954 una visita de la reina Isabel II del Reino Unido a Gibraltar provocó la prohibición de paso de trabajadores y turistas durante su estancia como medida de protesta por el rechazo británico a la devolución del Peñón. Posteriormente en 1966 las autoridades españolas prohibieron a unas 3.000 mujeres de La Línea que continuaran con su trabajo en suelo gibraltareño.

La verja de Gibraltar desaparecerá en los próximos meses. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)
La verja de Gibraltar desaparecerá en los próximos meses. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

La Constitución y el cierre

El punto de inflexión se produjo un año después con el referéndum convocado por el Reino Unido entre los habitantes de Gibraltar sobre el estatus del Peñón. El resultado de la consulta fue de una abrumadora mayoría a favor de mantener los lazos británicos. En 1969 se aprobó una Constitución en la que en su preámbulo se aseguraba que el Gobierno británico jamás llegaría a acuerdos de soberanía con otro Estado contra los deseos del pueblo gibraltareño.

La respuesta española fue un cerrojazo que duró 13 años y que separó aún más a Gibraltar de España. Decenas de familias quedaron rotas y para verse se vieron obligadas a dar un rodeo por Tánger en barco. Muchas de ellas, con importantes restricciones económicas, tuvieron que conformarse con comunicarse a través de la verja a gritos.

La muerte de Franco y la llegada de la democracia a España no cambió en un primer momento la situación y entre 1975 y 1982 la verja permaneció cerrada, mostrando que el tema iba más allá del régimen político que hubiera en el país.

El aeropuerto y el puerto de Gibraltar actuarán ahora como frontera con el Reino Unido. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)
El aeropuerto y el puerto de Gibraltar actuarán ahora como frontera con el Reino Unido. (Photo by JORGE GUERRERO/AFP via Getty Images)

Tras años de negociaciones, finalmente el 14 de diciembre de 1982 se permitió el tránsito de peatones, aunque hubo que esperar a 1985 para que la verja se abriera a la circulación de vehículos. En 2006 el Gobierno español aceptó relajar los controles fronterizos para facilitar el paso y los enlaces aéreos fueron restaurados. En el 2009 se reanudó el servicio de ferry entre Algeciras y el Peñón.

Ahora, tras más de una década de normalidad casi absoluta, el Brexit vuelve a cambiar la relación entre ambos territorios. Cabe recordar que los habitantes del Peñón votaron de manera mayoritaria (más del 95%) a favor de la permanencia británica en la Unión Europea. El derribo de la verja probablemente dé paso a una nueva etapa en la que se olvide esa separación física persistente que hubo durante décadas.

EN VÍDEO I El otro ‘Brexit’, un ratón ordenado

Más historias que te pueden interesar: