España antes y después del documental de Rocío Carrasco

·5  min de lectura
Rocío Carrasco relata el peor episodio de su vida: la paliza de su hija (@telecinco)
Rocío Carrasco relata el peor episodio de su vida: la paliza de su hija (@telecinco)

La serie documental de Rocío Carrasco ha sido una auténtica revolución social en España y son muchos los cambios que ha propiciado el testimonio semanal que la hija de Rocío Jurado ha decidido compartir con la audiencia 25 años después de su calvario personal.

A lo largo de los capítulos Rocío ha abordado temas tan escabrosos y, en muchos casos todavía con cierto estigma, como la maternidad y los juicios sobre ella, la violencia de menores hacia sus padres y la violencia machista en el seno de su matrimonio.

El paso más grande a nivel mediático que ha conseguido Carrasco o más bien el formato de Mediaset que ella protagoniza es la visibilidad de la violencia de género en espacios de entretenimiento.

Si bien la televisión suele tratar estos temas a modo de noticia de telediario, a raíz de la emisión de “Rocío: contar la verdad para seguir viva”, un tema social de tanto peso e importancia ha pasado a estar en boca de todos gracias a su inclusión en los espacios de entretenimiento.

Programas tan frívolos y amarillistas como el propio ‘Sálvame’ han estado a la altura al tratar con la seriedad y la contundencia que el tema requiere. Este tipo de programación llega a una gran parte de la audiencia televisiva y, en los últimos meses, se ha convertido en una función social de la televisión, para concienciar y educar sobre la violencia machista o la violencia interfamiliar.

Además de tratar este tipo de contenidos y hacerlo con el tacto que se precisa, el documental de Rocío también ha propiciado que tomen voz mediática expertos en la materia como por ejemplo Ana García Bernal.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Ana ha colaborado tanto en ‘Sálvame’ como en los especiales tras la emisión de cada capitulo del documental de Carrasco y su visión de género es vital para el periodismo de hoy en día y para comprender hasta qué punto puede vivir anulada una superviviente de maltrato así como para dibujar los patrones de los maltratadores y opresores que ejercen violencia, sea física o psicológica, sobre las mujeres.

Ana ha abalado la valentía de Rocío desde el primer momento y ha empatizado con ella debido a que ha dedicado su vida al estudio en violencia de género tras doctorarse en Periodismo en la Universidad de Málaga.

La periodista ha declarado que: “Decidí colaborar porque consideré que la violencia de género se estaba olvidando un poco de la propia agenda nuestra por otro tipo de debates. Estamos entrando por un medio de comunicación que es muy potente, que tiene muchísima audiencia, que estamos en prime time y habrá mujeres en pueblos, aisladas a las que les está llegando ese mensaje a través de la televisión”, explicaba en Outdoor.

Es muy importante precisamente el tema de la visibilización real del problema desde el punto de vista de la mujer y Telecinco fue pionera cuando orquestó el programa del especial, el dedicado a los episodios de maltrato, en el cual se dio voz exclusivamente a mujeres en plató. Esta postura pone de manifiesto que las mujeres son la batuta del feminismo y, aunque los hombres puedan ser aliados, el movimiento es de ellas.

A nivel político, el documental de Rocío también ha supuesto una revolución y es que, hasta el momento, las ramificaciones políticas poco o nada bajaban ‘al barro’ de los programas de entretenimiento del corazón (menos en campaña, que alguna patita han metido, claro).

Pero, por el tema de la violencia machista y el debate generado gracias al documental, Irene Montero, la Ministra de Igualdad, entró por videollamada a ‘Sálvame’ generando su intervención un gran revuelo mediático y en redes sociales que siguieron políticos como Iñigo Errejón y Rocío Monasterio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También apareció la delegada del Gobierno en violencia de género, implicándose en el tema y siendo el rostro representativo para llegar a más posibles víctimas y supervivientes de maltrato y, de hecho, con esta serie de Carrasco, se multiplicaron las llamadas al 016, el teléfono de ayuda contra la violencia machista que, es importante recalcar, no aparece en la factura telefónica.

Hace pocos días, con el fin de la serie documental, se filtró la noticia sobre una posible “inquietud” de Pedro Sánchez por si se hacía pública una supuesta conversación que mantuvo en picado con Rocío Carrasco alejado de los focos.

Según El Confidencial Digital, Moncloa empezó a llamar a periodistas para impedir que dicha conversación viera la luz y es que fue María Teresa Campos la que lo hizo público en el ‘Deluxe’ afirmando que el Presidente había llamado a Rocío.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sobre Carrasco, es de agradecer su honestidad y generosidad a la hora de abordar temas estigmatizados como la violencia que explica haber sufrido a manos de su hija cuando ella era menor de edad. Quitando los casos extremos que presentaba el formato de Cuatro, ‘Hermano Mayor’, la violencia de hijos a padres no es un tema que se trate habitualmente y es otro ‘melón’ que ha abierto este documental.

Y las consecuencias de aquel episodio violento han dejado una huella profunda en la salud mental de Rocío Carrasco que ella misma ha querido compartir con los espectadores quitando el estigma de la depresión, la medicación psiquiátrica y la ansiedad.

Hay un antes y un después en España tras la emisión de este formato que ha creado escuela en nuestro país. La consciencia social, la trascendencia política, la incorporación y tratamiento de la violencia machista en espacios de entretenimiento con la exposición y visibilización positiva que esto conlleva han sembrado una semilla pionera que, muchas esperamos, que florezca en nuestro país para concienciar a la población de la situación real y también para dar fuerza a las víctimas de violencia de género.

Más historias que te pueden interesar

Rocío Carrasco: 13 titulares estremecedores que resumen el episodio más duro de todos

La estocada final de Rocío Carrasco a Rocío Flores

Rocío Carrasco retrata sin querer los vetos de su hija Rocío Flores