El espacio de Pichetto y De la Torre advirtió por el “riesgo institucional” de las medidas del Gobierno

·2  min de lectura
Susana Decibe
Susana Decibe

Con fuertes cuestionamientos a las últimas medidas restrictivas del gobierno nacional por la segunda ola del coronavirus, el Peronismo Republicano, espacio interno de Juntos por el Cambio que lideran Miguel Pichetto y Joaquín de la Torre, advirtió que la Argentina puede “estar ante el inicio de un camino muy peligroso que coloque en riesgo nuestro marco Institucional”.

Tras reprochar que la marcha del plan de vacunación y la prohibición de las clases presenciales en el AMBA, la línea interna de la alianza opositora lanzó una fuerte advertencia. “Advertimos que podemos estar ante el inicio de un camino muy peligro que coloque en riesgo nuestro marco Institucional”, señaló el espacio político en un comunicado que también suscribieron, entre otros, Ramón Puerta, Juan Carlos Romero, Claudia Rucci, Miguel Ángel Toma, Adrián Menem, Susana Decibe, Lius Acuña y Jesús Cariglino.

Cinco gobernadores criticaron a Rodríguez Larreta y tomaron postura en la pelea por las clases presenciales

“Esperábamos una autocritica sensata de quienes gobiernan, y una convocatoria al dialogo y al acuerdo para afrontar este grave momento en el que está inmersa nuestra Nación. Sin embargo, la respuesta fue dictar autocráticamente normas de confinamiento y restricciones que violentan principios básicos de nuestra Constitución Nacional (artículo 14). Además, dispuso el cierre de las escuelas en contra de toda evidencia y recomendaciones de los expertos” apuntaron contra el Gobierno en el texto.

Susana Decibe
Susana Decibe


La ex ministra de Educación menemista Susana Decibe integra el Peronismo Republicano

Pichetto, De la Torre y el resto de los firmantes por Peronismo Republicano remarcaron que el Gobierno estableció el AMBA como un “territorio virtual, no jurídico ni político” en el que “impone métodos policíacos, apelando a la utilización de fuerzas federales para hacer cumplir medidas dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el argumento falaz de que es territorio pandémico común”.

Para el espacio peronista, el gobierno de Alberto Fernández tuvo “una errática y poco trasparente compra, administración y distribución del plan de vacunación”, y actuó con “impericia, improvisación y mala gestión”.