España: ETA afirma que entregó su arsenal

Por ARITZ PARRA

MADRID (AP) — El grupo separatista vasco ETA afirmó que ha entregado todo su arsenal de armas y explosivos a grupos de la sociedad civil, pero advirtió que el proceso de desarme no se ha completado formalmente.

"ETA... quiere informar a la Comunidad Internacional de que ya es una organización desarmada, pues a estas alturas las armas y explosivos que tenía bajo su control se encuentran en manos de la sociedad civil", afirmó en una carta publicada por la BBC en su sitio web.

La misiva, fechada el viernes y con el sello de ETA, es el primer comunicado público del grupo en más de cinco años, desde que dejó de lado la violencia a la que recurrió para alcanzar la independencia del País Vasco en el sur de Francia y el norte de España.

Un grupo de activistas autodenominados "artesanos de la paz" ya había anunciado una estrategia de desarme en el suroeste galo, pero ETA no la ha confirmado de manera directa. Dos de los mediadores, los cuales hablaron a condición de guardar el anonimato dado lo delicado del asunto, le dijeron a The Associated Press que consideran que el comunicado de ETA es legítimo.

España y Francia consideran que ETA ha sido derrotada, y por lo tanto se niegan a participar en el proceso de desarme. Exigen que el grupo independentista se disuelva de manera permanente.

En la misiva, ETA acusa a ambos gobiernos de haber puesto todos "los obstáculos y problemas posibles, empecinados en el esquema de vencedores y vencidos", y advierte también que el desarme aún podría ser descarrilado.

"Debemos aún advertir de que el mismo puede sufrir ataques de los enemigos de la paz", afirma, y dice que el sábado será "el día del desarme".

"La única garantía para seguir avanzando es la de los miles de personas que se reunirán mañana en la ciudad de Baiona en apoyo del desarme", agregó, refiriéndose a la población del suroeste francés donde se espera que miles de partidarios de la independencia vasca participen en una manifestación en respaldo a la medida.

Los expertos ven dicha renuncia a las armas como un gesto simbólico, pues consideran que el arsenal de ETA ya estaba disminuido y gran parte de él era obsoleto.

Horas antes el jueves, el parlamento regional vasco también pidió que el desarme sea unilateral, completo, definitivo y verificado.

Durante sus 43 años de lucha armada, se atribuye a ETA la muerte de 829 personas y muchos más heridos.