España: Alcorcón será el primer Las Vegas europeo

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

MADRID (AP) — Alcorcón, un municipio de clase media del cinturón sur de Madrid, albergará el primer complejo de ocio y juego estilo Las Vegas en suelo europeo.

El proyecto no despierta demasiada simpatía en algunos sectores de la población a pesar de la lluvia de millones prometida en plena crisis económica, y que según las autoridades sería una de las inversiones más importantes de España.

Ignacio González, presidente regional de Madrid, anunció el viernes que el proyecto conocido como Eurovegas ocupará una superficie equivalente a 750 canchas de fútbol. La primera fase empezará a construirse a finales de este año y podría estar operativa en 2017.

Las cifras del plan inicial son impresionantes, especialmente para un país en recesión y con un desempleo del 26%. Se prevé una inversión de hasta 22.000 millones de dólares para la construcción de 12 hoteles, seis casinos, un centro de convenciones, tres campos de golf, salas de espectáculos, zonas comerciales, teatros, bares y restaurantes.

La construcción de la totalidad del complejo durará entre 15 y 18 años y se estima que dará trabajo a unas 260.000 personas cuando esté finalizado. Alcorcón cuenta actualmente con 200.000 habitantes.

"Es la inversión más importante que se va a producir en España y seguramente en casi todo el mundo en los próximos años", dijo González. "Va a dar una oportunidad y una esperanza a muchos trabajadores para salir de la lacra del desempleo".

La mente detrás de la idea es la del magnate estadounidense del juego Sheldon Adelson, de 79 años, y su empresa Las Vegas Sands Corp.

Michael Leven, consejero delegado de Sands, aseguró que el grupo cubrirá el 35% de la inversión con recursos propios y garantizó a las autoridades madrileñas que contará con financiación para concluir todo el proyecto.

Leven también confirmó en Madrid que entre los inversores habrá bancos españoles, aunque no reveló sus nombres.

A pesar de la catarata de millones de euros y los puestos de trabajo prometidos, Eurovegas genera un notable rechazo en amplios sectores de la sociedad.

Más de una decena de organizaciones, fundamentalmente ecologistas y de izquierda, crearon el año pasado la plataforma Eurovegas No para expresar su rechazo al proyecto.

La plataforma denuncia que la compañía estadounidense quiere crear una "isla" de juego con desgravaciones fiscales y leyes independientes al resto del país. Además, acusan a Sands de utilizar el alto desempleo como "chantaje" para evitar el rechazo de la sociedad.

"Para justificar Eurovegas, el gobierno de Madrid ha avanzado unas cifras de creación de empleo para las que no ha aportado ninguna explicación. ¿Por qué debemos creérnoslas? ¿Qué garantías ofrecen esos supuestos empleos?, se preguntó Eurovegas No en un comunicado tras el anuncio de González.

Los más críticos argumentan que fomentará actividades como la prostitución y que mientras el país, sobre todo la gente joven, necesita puestos de trabajo, empleos de crupier o camareros no son la mejor receta para impulsar un nuevo modelo de crecimiento sostenible tras el colapso del sector inmobiliario.

Sands gestiona casinos y complejos de ocio en Las Vegas, Macao (China) y Singapur. Eurovegas es un viejo sueño de Adelson. La primera vez que se habló del proyecto fue en 2007.

La victoria del Partido Popular en 2011 y las urgencias de la crisis económica y el desempleo aceleraron las negociaciones para la ubicación del complejo, por el que pelearon Madrid y Barcelona.

En los últimos meses, Madrid aprobó una ley urbanística "ad hoc" para permitir la construcción de los casinos y eliminar algunas restricciones sobre las alturas de edificios y rascacielos.

Europa no cuenta con un espacio similar a Las Vegas. En España, donde el juego es legal, hay salas de bingo, casas de apuestas deportivas y muy pocos casinos, sólo en grandes ciudades y asociados a un tipo de cliente elitista y adinerado que a menudo prefiere darse el lujo de jugar al Black Jack en Montecarlo que el bullicio de Las Vegas.

El proyecto de España quiere ser más parecido a su hermano mayor en los Estados Unidos. Una opción de ocio popular, donde habrá barra libre de alcohol mientras se apuesta.

Tal y como pinta la situación económica, no parece que los españoles sean el principal mercado. Pero el país sigue siendo un referente turístico mundial, con buenas infraestructuras y bien comunicado.

Adelson considera que Eurovegas será un polo de atracción para medio centenar de países de Europa, norte de Africa y Asia, que están a una distancia máxima de cinco horas de vuelo con respecto España. Un radio de casi 1.000 millones de clientes.

"Si tomamos en cuenta el número de mercados potenciales, estamos hablando de 980 millones de personas. Eso es más de tres veces el tamaño de los Estados Unidos", explicó Adelson al hablar de Eurovegas a un grupo de inversores reunidos en Nueva York en septiembre del 2011.

"Cuando esté completamente operativo, tendremos capacidad para penetrar sólo entre el 80 y el 85% de la demanda que existe hoy en día", agregó.

Cargando...