España ha vuelto: los socialistas de Sánchez regresan a la primera línea de la UE

Por Gabriela Baczynska y Belén Carreño
El escudo de España se exhibe en un colegio electoral donde la gente espera para emitir su voto en las elecciones al Parlamento Europeo, así como en las elecciones locales y regionales de España, en Madrid, España, el 26 de mayo de 2019. REUTERS/Susana Vera - RC137FE29E10

Por Gabriela Baczynska y Belén Carreño

BRUSELAS/MADRID, 27 mayo (Reuters) - Animado por dos victorias electorales en un mes, el líder socialista español, Pedro Sánchez, quiere volver a situar a su país en el centro de la toma de decisiones de la Unión Europea tras años de problemas internos que socavaron la influencia de Madrid.

Sánchez, que ganó las elecciones generales en España el mes pasado, volvió a ser el primero en las elecciones al Parlamento Europeo del domingo. Aunque todavía tiene que negociar una mayoría de gobierno en el fragmentado panorama político interno español, el líder, de 47 años, ha dejado claro que quiere ser un actor en el escenario europeo.

Los planes de Sánchez incluyen presionar por un presupuesto común para los miembros de la eurozona, un fondo de desempleo a nivel de la UE y medidas climáticas como un impuesto verde a nivel de todo el bloque sobre las importaciones de electricidad derivada de fósiles, según fuentes gubernamentales y socialistas.

En los años anteriores a la crisis financiera, el gobierno del presidente socialista José Luís Rodríguez Zapatero era un destacado impulsor de la UE y los españoles ocupaban altos cargos en Bruselas, con Joaquín Almunia a cargo de la política económica de la UE y Javier Solana a cargo de la política exterior de la UE.

Pero los problemas financieros de España, el escándalo que acabó con el predecesor de Sánchez, el conservador Mariano Rajoy, y la crisis independentista en Cataluña hicieron que disminuyera la presencia europea del quinto país más grande del bloque.

Sánchez tendrá las manos ocupadas en las próximas semanas buscando posibles aliados para su gobierno de Madrid. Pero el hecho de que su partido esté ahora en camino de convertirse en el mayor contingente del grupo socialista del Europarlamento le da una buena plataforma para ejercer su influencia.

"Esto es un orgullo para nosotros, una oportunidad, pero también una enorme responsabilidad", dijo Sánchez el domingo por la noche. "La responsabilidad de construir una alternativa socialdemócrata progresista y de izquierdas a muchas de las políticas que desgraciadamente el pueblo español ha sufrido durante la crisis económica y financiera".

En señal de las ambiciones europeas de Sánchez, su primer viaje al extranjero como primer ministro el año pasado fue a Francia, en lugar de las visitas habituales de sus predecesores a Marruecos. El lunes, se dirige de nuevo a París para entrevistarse con el presidente francés, Emmanuel Macron, cuyos llamamientos a una mayor integración en la zona euro se hacen eco de las propias ideas del líder español.


¿EJE ALEMANIA-FRANCIA-ESPAÑA?

Sánchez también se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, antes de que los 28 líderes de la UE se encuentren en Bruselas el martes para discutir los resultados de las elecciones.

"Francia y Alemania han demostrado que por sí solas ya no están en condiciones de hacer avanzar a Europa. Se necesitan más estados para participar en la tarea de liderazgo", ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores en funciones de Sánchez, Josep Borrell.

"Queremos construir un G3 y reforzar el eje Madrid-Berlín-París, incluyendo Lisboa como un todo con la Península Ibérica", dijo una fuente de alto nivel del gobierno español.

El cambio de Italia hacia el euroescepticismo y sus altos niveles de endeudamiento respecto a las normas de la zona euro también ayudan a crear espacio para España, donde la economía se ha recuperado de una profunda recesión y se prevé un crecimiento del 2,2% este año, uno de los ritmos más rápidos de la zona euro.


(Información de Belen Carreno, Ingrid Melander y Gabriela Baczynska, escrito por Gabriela Baczynska; Editado por Mark John.; Traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdynia)