España logra bajar la incidencia por covid-19 pero suma 643 muertos

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 10 feb (EFE).- La incidencia de la covid-19 sigue poco a poco en descenso en la tercera ola de la enfermedad en España, pero aún presenta cifras elevadas para el país.

El Ministerio de Sanidad español reportó este miércoles 643 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas, después de que el día antes registrara un récord diario en esta tercera ola con 766.

El número de muertos por la enfermedad alcanza los 63.704 en el país, de unos 47 millones de habitantes.

Los casos positivos contabilizados en las últimas 24 horas fueron 18.114, una cifra menor a la de jornadas anteriores, con lo que los contagios detectados se elevan a 3.023.601 desde la llegada de la pandemia a España en marzo del año pasado.

Uno de los indicadores que más preocupa en el país, la incidencia acumulada a catorce días, mantiene una tendencia descendente, hasta situarse en unos 584 casos por 100.000 habitantes en esta jornada, cerca de 46 puntos menos que la anterior.

No obstante, sigue siendo alto, más del doble de los 250 casos por 100.000 habitantes considerado como nivel de riesgo extremo de la covid-19 en España.

También desciende la ocupación hospitalaria por enfermos con el virus, que otra jornada más baja ligeramente hasta el 19,2 por ciento, el 41,5 en el caso de las unidades de cuidados intensivos.

Sin embargo, hay regiones que tienen aún más de la mitad de estas unidades ocupadas por pacientes con covid-19 y en alguna de ellas hasta el 65,5 por ciento de las camas disponibles.

NUEVOS GRUPOS DE VACUNACIÓN

España ha administrado cerca del 76 por ciento de los cerca de 2,9 millones de vacunas que ha recibido, la mayoría de Pfizer y el resto de Moderna y desde esta semana también AstraZeneca.

La llegada de las dosis de AstraZeneca supone que comiencen a vacunarse colectivos de servicio público como policías, bomberos y funcionarios de prisiones, aunque con el límite de 55 años que se ha establecido en el país, aunque algunas regiones piden ampliarlo hasta los 65.

La ministra española de Sanidad, Carolina Darias, explicó que la decisión de excluir a los mayores de 65 años obedece a la "prudencia", si bien ha abierto la puerta a incluirlos según los resultados de los ensayos que se están haciendo en este grupo de población.

La región de Madrid (centro) ha anunciado, no obstante, que dará prioridad con dosis de AstraZeneca al grupo de otras profesiones sanitarias como farmacéuticos, fisioterapeutas, o psicólogos, "dado el riesgo de exposición por su actividad laboral".

Hasta ahora las vacunas eran para grupos de riesgo como residencias de ancianos y personal sanitario.

SIGUEN LAS RESTRICCIONES EN MUCHAS REGIONES

España tiene declarado estado de alarma hasta el próximo 9 de mayo, con una serie de restricciones que afectan especialmente a la movilidad, algunas actividades sociales e incluso al número de participantes permitidos en reuniones en los hogares.

La aplicación en mayor o menor grado de estas limitaciones por parte de cada gobierno regional deja todo un mapa de lo que se puede o no hacer en función cada una de ellas, e incluso por provincias y municipios.

El descenso de contagios en los últimos días ha llevado a algunas regiones a flexibilizar esas medidas, mientras otras son más cautas y prefieren mantenerlas.

Aunque la mayoría de comunidades autónomas apuestan por mantener las restricciones, algunas ya han dado pasos para empezar a abrir la mano a la hostelería y la movilidad de sus ciudadanos como en Extremadura, Castilla-La Mancha o Andalucía, mientras que Madrid prevé flexibilizar el toque de queda y el cierre de los bares.

Extremadura (oeste), por ejemplo, permitirá que reabra la hostelería, mientras que Galicia (noroeste) advierte de que una posible desescalada sea proporcional a la evolución de los contagios.

ABRIR O NO LA HOSTELERÍA

Muchas de las restricciones afectan a la hostelería, un sector clave en el país, pues aporta casi el 5 por ciento del producto interior bruto y más de un millón de empleos directos.

Los bares y restaurantes, muy arraigados además en las costumbres de gran parte de la sociedad española, están cerrados en buena parte del país o solo pueden abrir parcialmente en horarios y aforo.

El sector denuncia que está siendo criminalizado por las autoridades al responsabilizarlo como un foco de contagios y protagoniza periódicas protestas en demanda de ayudas económicas.

Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (norte), que ha dado la razón al sector para que reabra pese a la prohibición del Gobierno de la región, ha espoleado a los hosteleros en el resto del país para reafirmar su demanda de que puedan trabajar y amortiguar la pérdida de negocios y empleos.

El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, animó a todos los hosteleros españoles a que presenten reclamaciones, tras el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Luis Ángel Reglero

(c) Agencia EFE