España: ratifican la condena de un hombre de descuartizó a su inquilina argentina

LA NACION

El Tribunal Supremo de Justicia de España confirmó hoy la sentencia a 27 años y tres meses de prisión para un hombre que asesinó y descuartizó a una tía en el 2010 y a una inquilina, de nacionalidad argentina, en el 2015.

El máximo tribunal del país ibérico desestimó los planteos de la defensa de Bruno Hernández Vega, y dejó la sentencia firme por el crimen de las dos mujeres que luego de desmembrar pasó por una picadora de carne industrial en el sótano de una casa en la localidad madrileña de Majadahonda.

Para los magistrados, el "descuartizador de Majadahonda", planificó y desarrolló diversas acciones, en un periodo de tiempo dilatado, para preparar las muertes y encubrirlas. "Esto no parece compatible con una anulación o alteración grave de las capacidades mentales como planteó el acusado", sostuvieron.

Las víctimas fueron la argentina Adriana Beatriz Gioiosa y la tía del asesino: Liria Hernández Hernández.

Según quedó demostrado en el juicio, el condenado solo vio una "limitación leve de las facultades mentales del acusado". Los peritos explicaron que "en todos los delirios el nivel de conciencia, la inteligencia y la memoria no aparecen alterados".