España: preso por corrupción, el cuñado del rey podrá salir de la cárcel para hacer un voluntariado

LA NACION

MADRID.- A partir de mañana, Iñaki Urdangarin, el cuñado del rey de Españaencarcelado desde junio de 2018 por corrupción, podrá salir dos días a la semana para realizar tareas de voluntariado, según definió la Justicia.

Urdangarin, marido de la infanta Cristina de Borbón, hermana de Felipe VI, es el único hombre que cumple condena en una cárcel para mujeres que se encuentra en una localidad junto al pueblo de Brieva, a 108 kilómetros al norte de Madrid.

La pena de 5 años y 10 meses de prisión es la sanción que fijó la Justicia en una causa por malversación de fondos después de determinar que distintos organismos públicos donaban fondos al Instituto Nóos, la fundación que lideraba Urdangarin

El marido de la infanta Cristina solicitó en agosto obtener un régimen de salidas y un tribunal de Valladolid accedió a la petición. De esta manera, el cuñado del rey podrá salir de la cárcel dos veces a la semana, con un máximo de ocho horas por día, para realizar tareas de voluntariado en el Hogar Don Orione, un centro de discapacitados de Pozuelo de Alarcón, Madrid. Según la resolución judicial, las salidas pueden comenzar a partir de este miércoles.

El centro de atención está formado principalmente por personas mayores de edad, "con discapacidad intelectual, necesitadas de apoyos extensos y generalizados", según consignó la página oficial del centro.

El abogado de Urdangarin argumentó que se podría acceder a las salidas para internos "que presenten un perfil de baja peligrosidad social y no ofrezcan riesgos de quebrantamiento de condena", mientras que la Justicia expresó a través de un comunicado que la medida "pretende evitar la desocialización que comporta la soledad del interno".

Por el caso de Urdangarin, la infanta Cristina se convirtió en la primera persona de la familia real en sentarse en el banquillo de los acusados por presuntos delitos contra el Estado, aunque fue finalmente absuelta. Durante todo el proceso, Cristina negó conocer las actividades de su marido.

Sin embargo, el Tribunal Supremo confirmó su responsabilidad civil como beneficiaria de las ganancias obtenidas por su marido y le impuso una multa de 136.950 euros.

Agencias AFP y DPA