España: Obra en subasta por 1800 dólares sería de Caravaggio

ARITZ PARRA
·2  min de lectura

MADRID (AP) — Las autoridades españolas prohibieron la exportación de una pintura un día antes de que se subastara con un precio base de 1.500 euros (1.780 dólares), diciendo que podría ser una obra perdida del maestro barroco italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio.

El óleo sobre lienzo al parecer retrata el pasaje bíblico del Ecce Homo, donde Jesucristo fue presentado a una multitud antes de ser crucificado. El cuadro de 111 por 86 centímetros (44 por 34 pulgadas) había sido atribuida a discípulos de José de Ribera, un pintor español del siglo XVII al que era seguidor de la obra de Caravaggio.

Se retiró de la lista final de objetos a subastarse cuando las autoridades españolas prohibieron su posible exportación el jueves, argumentando que evidencia inicial indica que su verdadero autor podría ser el maestro italiano, dijo el Ministerio de Cultura español en un comunicado.

El precio de un Caravaggio auténtico seria de decenas de millones de euros (dólares), si no más.

La obra todavía aparece como “La coronación de espinos” en el catálogo en línea de Ansorena, una casa de subastas española de larga tradición que se especializa en antigüedades y joyería. El catálogo señala que se puede atribuir al “círculo de José de Ribera”.

Ribera, un llamado “tenebrista” que al igual que Caravaggio hacía uso dramático de la luz y la sombra, especialmente en su juventud, fue apodado “Lo Spagnoletto”, o el españolito, en Italia, donde desarrolló la mayor parte de su carrera en la primera mitad del siglo XVII.

Según el ministerio, el Museo Nacional del Prado en Madrid llamó la atención de las autoridades el martes tras encontrar que “existen evidencias documentales y estilísticas suficientes” para sospechar que el cuadro pudo ser creado por Caravaggio, quien vivió entre Nápoles, Malta y Sicilia de 1571 a 1610.

Luego de una reunión convocada apresuradamente, el Ministerio de Cultura informó a la casa de subastas sobre la prohibición de la exportación, una medida permitida bajo las leyes españolas para proteger objetos considerados de “interés cultural”.

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, dijo el jueves a la prensa que estaba orgulloso de que las autoridades actuaron con rapidez para mantener la pintura en España. Recordó cómo en 1976 no pudieron evitar que el Museo de Arte de Cleveland adquiriera “La crucifixión de San Andrés”, otra obra de Caravaggio que perteneció al virrey español de Nápoles a principios del siglo XVII.

“Efectivamente podría ser, como se anunció, de un discípulo de Ribera, pero en todo caso la decisión es muy adecuada porque el cuadro es valioso”, dijo Rodríguez Uribes. “Ojalá sea un Caravaggio”.

El ministerio dijo que tomando en cuenta la velocidad de los acontecimientos, los expertos realizarán “un estudio técnico y científico profundo” de la obra para que los académicos puedan establecer si se puede atribuir a Caravaggio.