España lidera las primeras adopciones en tiempos de pandemia en Vietnam

Agencia EFE
·4  min de lectura

Ho Chi Minh (Vietnam), 17 nov (EFE).- Después de largos meses de bloqueo por la pandemia de la COVID-19 y el cierre de las fronteras, 17 familias españolas recibieron hoy en Ho Chi Minh los salvoconductos para volver a casa con sus hijos recién adoptados gracias a una operación diplomática liderada por España.

Tien, de diez años, se cuelga sonriente del cuello de Antonia López, su nueva madre, después de un proceso burocrático de más de tres años que, cuando ya parecía solventado, se bloqueó en marzo por el cierre de fronteras en Vietnam debido al coronavirus y concluyó hoy con la entrega de un visado que permite al pequeño viajar a España.

"Cuando estábamos a punto de venirnos surgió el tema de la pandemia y todo fue más complicado. Pero estoy encantada con Tien, desde el primer día me lo ha puesto muy fácil. Nos hemos adaptado muy bien, me hubiera gustado más tenerlo hace tres años, que era más pequeñito, y haber disfrutado más su niñez, pero es un encanto, te lo pone muy fácil", dice Antonia, que lleva siete días conviviendo con su hijo en Vietnam, antes de regresar el miércoles a Barcelona.

OPERACIÓN SIN PRECEDENTES

El feliz desenlace para Antonia ha sido posible gracias a una operación sin precedentes en el mundo desde que empezó la pandemia y que ha permitido a 36 familias europeas -incluidas las 17 españolas- obtener un permiso firmado por el primer ministro vietnamita, Nguyen Xuan Phuc, para entrar en el país por motivos humanitarios, pese al cierre de fronteras en vigor desde marzo.

Vietnam, con 1.283 casos y 35 muertos por coronavirus, es uno de los países que mejor ha manejado la crisis sanitaria, pero su éxito ha conllevado un cierre de las fronteras que había paralizado todos los procesos de adopción internacionales.

"Esta operación ha sido un ejercicio público-privado, un trabajo de equipo y con la colaboración de todos y teniendo siempre el superior interés del menor en mente hemos sido capaces de hacer realidad el sueño de estos niños y de estos padres", declaró a Efe la embajadora de España en Vietnam, Pilar Méndez.

España, el país que tenía más solicitantes, lideró la operación en coordinación con las embajadas de los otras seis naciones europeos implicadas (Italia, Francia, Irlanda, Suecia, Alemania y Luxemburgo), las autoridades vietnamitas y 16 agencias de adopción europeas.

"Las familias españolas, junto con el resto de europeas, han sido las primeras en poder beneficiarse de esta iniciativa española, y las primeras en reunirse con sus hijos en Vietnam. Se trata de un acontecimiento sin precedentes a nivel global", precisó la Embajada en un comunicado remitido a Efe.

PROCESO DE ADAPTACIÓN

En el acto de entrega de los visados organizado por la Embajada española en un hotel de Ho Chi Minh, algunos niños jugaban con sus padres e incluso pronunciaban alguna palabra en español después de siete días de convivencia mientras la Embajada resolvía los trámites burocráticos.

Otros, sobre todo los de más edad -los adoptados tienen entre 1 y 10 años- parecían más incómodos, se refugiaban en los intérpretes y huían de esos extraños que ahora son sus padres y que les hablan en un idioma del que no entienden una palabra.

Una de ella es Truoc, de cuatro años y medio, que se escabulle de los brazos de Álvaro y Mónica, sus nuevos padres, y huye con cara de pocos amigos para no tener que posar para una foto.

"Truoc es una personita bastante consciente de la situación; se frustra porque no la entiendes y no te entiende. A esa frustración se une una tristeza porque es consciente de que deja a sus amigos del orfanato y deja a sus cuidadores, las personas a las que más quiere. Y a ello hay que sumarle cierto miedo de qué va a ser de ella, qué le espera, si esos señores a los que no conoce serán buenos o malos", dice Álvaro.

En los siete días que llevan conviviendo con ella en un hotel, Álvaro y Mónica recuerdan momentos bonitos en que la niña buscaba su compañía y otros más angustiosos en que quería escapar.

"Sabemos que es un proceso lento en que los niños vienen con una mochila, un dolor interno que tienen que ir superando con nuestra ayuda y acompañamiento", explica su padre, feliz de tenerla después de una espera de nueve años.

"Nos habían cerrado las puertas en otros países y hace dos años iniciamos los trámites para adoptar un niño de Vietnam. En enero nos avisaron de que ya teníamos asignada una niña y podíamos venir a buscarla en marzo o abril. Pero con la COVID el mundo se paró y no sabíamos cuándo se iba a volver a abrir", comenta.

SEGUNDA FASE

Después del éxito de esta operación, la Embajada española contempla una segunda fase que abra las puertas de Vietnam a más familias europeas en los próximos meses y han recibido solicitudes de entrevistas de delegaciones de otros países, como Canadá y Estados Unidos, para conocer su experiencia.

"Entre Vietnam y España y entre Vietnam y la UE, ha sido posible crear un modelo que esperamos sea sostenible en el tiempo a pesar de la pandemia global", señaló la Embajada.

Eric San Juan

(c) Agencia EFE