España: Gobernante regional aclara protocolos sobre aborto

MADRID (AP) — Un gobernante regional español trató de suavizar el anuncio hecho por un miembro de extrema derecha de su gabinete acerca de que los doctores tendrían que ofrecer a las mujeres la opción de escuchar el latido del corazón del feto antes de realizar un aborto.

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, dijo el lunes que las mujeres en esta región del centro de España que desean abortar podrán solicitar este y otros procedimientos, incluidas ecografías cuatridimensionales o asesoramiento psicológico. Pero indicó que los médicos, en sí, no los ofrecerán, como lo anunció un destacado miembro de la coalición gobernante regional.

“No obligarán a los médicos a nada, no se obligará a las mujeres embarazadas a nada”, aseveró Fernández Muñeco.

La modificación en los protocolos de salud pública de la región fue dada a conocer la semana pasada por el vicepresidente regional, Juan García Gallardo, miembro del partido de extrema derecha Vox que apoya en el poder al conservador Partido Popular, al que pertenece Fernández Muñeco.

Vox es uno de los partidos de extrema derecha más jóvenes de Europa y comparte una agenda sumamente conservadora con otros partidos políticos europeos, como el Fidesz al que pertenece el presidente húngaro Viktor Orban, o el Hermanos de Italia del que es miembro la primera ministra Giorgia Meloni.

Los comentarios de García Gallardo provocaron revuelo y metieron el tema en el debate político de la segunda vuelta de unas elecciones locales y regionales que se celebrarán a finales de mayo, y de unas elecciones generales que están programadas para fines del año.

En el sistema descentralizado de España, cada una de las 17 regiones del país maneja sus servicios de salud pública, aunque se deben respetar las directrices y leyes nacionales.

Las ecografías 4D y los procedimientos para escuchar el latido del corazón son servicios que las mujeres pueden elegir en los protocolos de embarazo existentes en la región, pero nunca como respuesta por defecto a una solicitud de procedimiento de interrupción al embarazo.

“Tengo claro que alterar el orden de estos factores puede derivar en coacciones directas e indirectas”, comentó Fernández Muñeco en una conferencia de prensa televisada el lunes.

El gobierno de izquierda del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha tratado de frenar el plan de las autoridades de la región para seguir adelante con los cambios en los protocolos médicos.

“El gobierno de España utilizará todos los mecanismos que el ordenamiento jurídico pone a su disposición para defender la libertad de las mujeres y su derecho a interrumpir voluntariamente el embarazo en los términos establecidos en la normativa vigente”, señaló un comunicado emitido por la oficina de Sánchez.

La ley española permite que se realicen abortos hasta las 14 semanas de embarazo. El Parlamento del país recientemente tomó algunas medidas para reforzar el derecho al aborto en todo el país.