Una España paralizada por el temporal envía convoyes para transportar alimentos y vacunas COVID

·2  min de lectura

MADRID, 10 ene (Reuters) - El Gobierno español se dispuso el domingo al enviar convoyes con la vacuna COVID-19, así como suministros de alimentos a las zonas que han quedado aisladas por la tormenta Filomena, que ha matado a cuatro personas y provocado la mayor nevada en décadas en el centro del país.

Más de 430 carreteras principales fueron afectadas por el temporal y cientos de viajeros quedaron varados en el aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid Barajas, que cerró el viernes pero que reabrirá gradualmente durante la tarde del domingo.

"Debido a la fuerte nevada en #Madrid el aeropuerto ha suspendido sus operaciones al menos hasta el domingo por la noche; si vuela hacia o desde Madrid, siga @aena o contacte con su aerolínea", tuiteó el domingo la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya.

En el área de Madrid, los equipos de rescate atendieron el sábado a 1.500 personas atrapadas en sus vehículos, mientras la policía interrumpía una gran pelea de bolas de nieve en la capital, con las autoridades pidiendo a sus ciudadanos que permanecieran en sus casas por el riesgo a sufrir un accidente o a propagar el coronavirus.

Los expertos seguían advirtieron de condiciones extremas en los próximos días, con temperaturas que se espera que caigan hasta 10 grados bajo cero la próxima semana y la previsión de que la nieve se convierta en hielo y muchos árboles dañados caigan a la vía pública.

"El compromiso es garantizar el suministro sanitario, de las vacunas, y de alimentos. Se han abierto corredores para entregar las mercancías", dijo el domingo el ministro de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

Unos 100 trabajadores y clientes han pasado dos noches durmiendo en un centro comercial en Majadahonda, un municipio perteneciente a la Comunidad de Madrid, tras quedar el viernes atrapados por la borrasca.

"Hay gente durmiendo en cartones", dijo Iván Alcalá, trabajador de un restaurante, a la cadena de televisión TVE.

El sábado, Álvaro Sánchez, un jóven médico residente, caminó 17 kilómetros por la nieve para llegar a su guardia en un hospital de Madrid, algo que impulsó una ola de voluntarios con vehículos 4x4 para ayudar al traslado de enfermos y sanitarios con sus todoterreno.

Una mujer y un hombre murieron después de ahogarse al desbordarse un río cerca de Málaga, en el sur de España, mientras que dos indigente fallecieron como consecuencia del frío, uno en Madrid y otro en Calatayud, en la provincia de Zaragoza, dijeron las autoridades.

Durante la jornada del domingo también empezó a restablecerse el servicio de trenes desde Madrid, cancelado desde el viernes.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) dijo que el sábado se acumularon hasta 20-30 cm de nieve en Madrid, la mayor cantidad desde 1971.

(Información de Graham Keeley, Juan Medina, Susana Vera y Guillermo Martinez; editado en español por Andrea Ariet)