La frontera recupera la calma, pero sigue la tensión entre España y Marruecos

·3  min de lectura

Ceuta (España), 19 may (EFE).- La frontera entre España y Marruecos en la ciudad española de Ceuta, en el norte de África, recuperó este miércoles la calma tras el cierre fronterizo por parte de la policía marroquí, aunque la crisis diplomática entre los dos países, la más grave en los últimos años, sigue sin resolverse.

Después de la llegada de 8.000 inmigrantes por mar desde Marruecos en los últimos dos días, la ciudad española de Ceuta, en el norte de África, afronta el reto de dar acogida a los que todavía permanecen allí este miércoles con el Ejército y las fuerzas de seguridad desplegados en la zona.

Muchos de ellos son menores de edad sobre los que el Gobierno español y los Ejecutivos regionales acordaron hoy ofrecer alrededor de 200 plazas de acogida para atenerlos "adecuadamente".

Aunque la tensión se mantienen, España consideró hoy que los pasos dados por Marruecos en la frontera con Ceuta en las últimas horas constituyen un paso más para relajar la tensión entre ambos países.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró hoy que esas crisis no es migratoria, sino "de otro tipo", y fuentes del Ejecutivo precisaron después que ha consistido realmente en "un asalto" a las fronteras españolas.

Pero pese a ello, durante el día se han repetido las llamadas al diálogo y el Gobierno español aseguró que ha observado un cambio de actitud de Marruecos.

CIERRE DE FRONTERAS Y DEVOLUCIÓN DE 5.600 IMIGRANTES

Una apreciación que llegaba poco antes de conocerse que las autoridades marroquíes cerraban los accesos hacia Ceuta poniendo fin así a una avalancha que en dos días ha llevado a esta ciudad autónoma a unas 8.000 personas de las que unas 5.600 ya han sido devueltas.

Esas devoluciones y el restablecimiento de los controles redujeron la tensión, y el Gobierno español recalcaba que Marruecos sigue siendo un amigo importante de España, a la vez que confiaba en el pronto regreso de su embajadora, Karima Benyaich, después de ser llamada a consultas a Rabat convocada por la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

González Laya garantizó hoy que España no va a alimentar la escalada de la tensión, sino que pretende tender puentes con Marruecos aunque siempre desde la defensa de la integridad territorial y de las fronteras.

"Ni hemos provocado esta escalada, ni la queremos alimentar, ni la vamos a alimentar, hay que reconducir esta situación", aseguró en declaraciones a una radio española.

La ministra informó de que hay "líneas abiertas por distintos canales" con Marruecos pero no quiso precisar si el Gobierno español ha recurrido al rey de España, Felipe VI, cuyo padre, el rey emérito, Juan Carlos I, guardó siempre una relación de amistad con la monarquía marroquí.

El Ejecutivo español sigue sin reconocer como único detonante de la oleada de inmigrantes de estos días la presencia en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, hospitalizado en la ciudad de Logroño enfermo de coronavirus.

Apunta, sin embargo a otros motivos, como el miedo que puede tener Marruecos a que haya un cambio de actitud sobre el Sahara Occidental por parte de la nueva administración estadounidense de Joe Biden o que sea un aviso preventivo a Europa por la posición que puede mantener también ante este asunto.

"SOMOS POBRES VÍCTIMAS"

Mientras tanto, y al margen de los asuntos políticos, muchos inmigrantes irregulares que permanecen en Ceuta duermen en parques o donde pueden y como máximo llevan una bolsa de plástico en la mano con comida que aseguran les han regalado.

"¡Viva España, no Mohamed!", dicen a los periodistas sobre su deseo de trabajar en España y en rechazo al rey de Marruecos, Mohamed VI, del que aseguran que es "millonario", mientras que miles de ciudadanos son pobres.

"Somos pobres víctimas", señalan a los periodistas y aseguran que fueron hasta la frontera porque leyeron en las noticias que dejaban pasar "a los magrebíes y los africanos", que tras el cierre del paso fronterizo por la covid-19 no les quedaba otra alternativa.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.