España y Chile serán países acompañantes en diálogo con ELN

BOGOTÁ (AP) — El gobierno colombiano anunció el jueves que España y Chile serán países acompañantes en los diálogos de paz con la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN), que iniciarán en noviembre luego de más de cuatro años de suspensión.

Ambos países se habían ofrecido para ayudar a Colombia en lo que fuera necesario para reanudar las negociaciones, incluso sirviendo como sedes. Sin embargo, el gobierno colombiano aseguró que sería una decisión conjunta con el ELN.

La oficialización de la participación de Chile y España la dio el canciller colombiano Álvaro Leyva en el marco del encuentro de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Unión Europea que se celebra en Buenos Aires.

Leyva aseguró que la invitación de Colombia es a que las reuniones internacionales tengan la finalidad de buscar la “paz total, es nuestro compromiso y es a lo que nos vamos a jugar”.

La “paz total” es la política bandera del gobierno de Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda del país, quien busca abrir negociaciones con diversos grupos armados y estructuras criminales que siguen operando en Colombia, pese a que el Estado firmó la paz en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la que fuera la guerrilla más antigua de Latinoamérica.

Los acercamientos entre el gobierno y el ELN iniciaron desde agosto, a partir del ascenso de Petro al poder. Desde entonces los voceros del gobierno y la guerrilla han acordado reanudar formalmente la mesa de negociación en las primeras semanas de noviembre, teniendo a Venezuela, Cuba y Noruega como países garantes.

Como gestos para el diálogo, el ELN ha liberado varios secuestrados que tenía en su poder a través de comisiones humanitarias y el gobierno levantó las órdenes de captura en contra de algunos insurgentes.

El ELN nació en 1964 como un proyecto político antiimperialista inspirado en la revolución cubana.

Las partes han dicho que retomarán los diálogos de paz con la agenda de las negociaciones que acordaron en el pasado, siguiendo así un proceso que inició en 2017 con el entonces presidente Juan Manuel Santos (2010-2018) en Quito y que luego se trasladó a Cuba.

Los diálogos fueron definitivamente suspendidos en 2019 luego de que el ELN atacara una escuela de policía en Bogotá, causando la muerte de 22 personas.