España dice que ayuda al líder saharaui "no perturba" la relación con Rabat

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 23 abr (EFE).- La hospitalización en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, "no impide ni perturba" la relación con Marruecos, ni va a cambiar el trato "privilegiado" con el país vecino, afirmó este viernes la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya.

La ministra subrayó que España es "un país responsable con sus obligaciones humanitarias" y que la acogida de Ghali en un hospital de ese país responde sólo a una cuestión "estrictamente médica".

En una rueda de prensa en Madrid junto al ministro de Exteriores y Expatriados de Palestina, Riyad Almalki, González Laya no aclaró si ha informado a Marruecos del traslado a España de Ghali.

En cualquier caso, incidió en que la ayuda médica al presidente de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD) no afecta de ningún modo al vínculo con Marruecos, con el que España tiene pendiente celebrar una cumbre bilateral que se aplazó sin fecha el pasado diciembre.

"Quiero dejar claro que para nada esta cuestión ni impide ni perturba las excelentes relaciones que España tiene con Marruecos, que es no sólo un vecino y un amigo, sino un socio privilegiado en lo económico, en lo político, en lo migratorio, en lo empresarial y en la lucha contra el cambio climático. Y eso no cambia", remarcó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó ayer la presencia de Ghali en España para recibir asistencia sanitaria, sin concretar el tipo de dolencia.

La Presidencia de la RASD emitió a su vez un comunicado en el que apuntaba que Ghali estaba contagiado por coronavirus, pero que su estado de salud "no es motivo de preocupación y evoluciona favorablemente".

Según la revista francesa internacional "Jeune Afrique", Ghali, de 73 años y quien padece cáncer, fue hospitalizado en Logroño (norte).

González Laya afirmó hoy que España es "un país responsable y muy respetuoso con sus obligaciones humanitarias", “y lo es siempre y en todo momento con todos los que lo necesiten. Así lo hemos mantenido en el pasado y lo mantendremos en el futuro”.

Preguntada por las consecuencias políticas que podría tener respecto a Marruecos, la jefa de la diplomacia española eludió añadir más comentarios.

"No voy a entrar en ningún detalle adicional dada la necesidad de guardar la reserva. Me exijo un cierto deber de discreción que voy a mantener al pie de la letra", afirmó González Laya.

(c) Agencia EFE