España y Austria defienden solidaridad interna y externa de la UE ante la covid

Agencia EFE
·4  min de lectura

Viena, 12 mar (EFE).- "Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo". Los Gobiernos de España y Austria han coincidido este viernes en la idea de que la inmunización contra la covid tiene que repartirse solidariamente entre los europeos pero también más allá de la UE, y que hay que evitar un "nacionalismo de las vacunas".

"Para España, la estrategia que privilegiamos es la europea. Desarrollamos las vacunas, las compramos e inmunizamos juntos", resumió la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, en rueda de prensa en Viena junto a su homólogo austríaco, Alexander Schallenberg.

EQUIDAD EN EUROPA...

González Laya afirmó que esa política no pretende sólo evitar que haya "ciudadanos de primera, segunda y tercera clase", sino que es también la más eficiente para enfrentar la pandemia de la covid-19.

La jefa de la diplomacia española defendió la estrategia común europea, desde el desarrollo en tiempo récord de vacunas, con la colaboración entre el sector público y las farmacéuticas privadas, al programa de recuperación económico y el futuro pasaporte de inmunización que permita la movilidad con seguridad en la UE.

"Creemos fuertemente en los certificados de vacunación. Pensamos que mientras lo hacemos en la UE, tenemos que impulsarlo en la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) porque hay muchos miembros de la comunidad internacional a quienes les gustaría ejercer la movilidad en España o Austria", dijo.

"Nos gustaría que se asocien a un sistema de movilidad único post pandemia", dijo la ministra sobre ese grupo de los países más industrializados, en el que están, entre otros, los países más ricos de Europa, Japón, Corea del Sur, Israel y naciones americanas como EEUU, México, Chile y Colombia.

...Y SOLIDARIDAD FUERA

Pero la ministra también recordó la máxima de que en una pandemia "nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo" y aseguró de que la UE tiene que pensar también en los ciudadanos extra comunitarios.

"Creemos que Europa debe mandar una clara señal a terceros países de que ejercitaremos solidaridad hacia ellos, porque sabemos que es la solidaridad lo que mejor funcionará para proteger a los ciudadanos europeos", afirmó.

En esa idea abundó el ministro Schallenberg, quien destacó que tanto España como Austria tiene vínculos muy fuertes son sus vecinos de fuera de la Unión Europa.

NACIONALISMO DE VACUNAS

"Sabemos que no debe haber un nacionalismo de vacunación en Europa. Tenemos que cuidar de nuestros vecinos", dijo el ministro de Exteriores, que argumentó que esa política es también una cuestión de necesidad para países exportadores como Austria.

Los dos ministros coincidieron en reconocer el cansancio de los europeos ante la actual situación, pero confiaron en que cuando llegue el verano todo vaya encaminado hacia recuperar la normalidad.

"Estamos en un momento en el que, con paciencia y responsabilidad, estoy segura de que en los próximos meses podemos empezar a ver la luz", confió González Laya.

RECUPERAR EL TURISMO

También Schallenberg puso su esperanza en que en el verano la situación haya mejorado y que el turismo, que recordó es muy importante para países como España y Austria, pueda reactivarse dentro de los esfuerzos para relanzar la economía.

Clave para ello será, dijo, el pasaporte de inmunización o certificado de vacunación será el "elemento clave" para regresar a la normalidad.

"Todos los Estados miembros deberían trabajar lo más rápido posible para tener ese pasaporte en funcionamiento, para que la gente vuelva a tener el gusto de libertad", reclamó el ministro austríaco.

MERCOSUR Y LOS VECINOS

Los dos ministros se refirieron también al acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur, que Austria veta por considerar que atenta contra los objetivos de defensa del clima y del medioambiente de la Unión Europea.

González Laya recordó la importancia de ese acuerdo para el crecimiento económico y los empleos en Europa, pero se mostró abierta a revisar y mejorar el capítulo de sostenibilidad.

Además, los dos responsables coincidieron en la necesidad de un intercambio de visiones de forma que los socios comunitarios del Sur de Europa miren más hacia los vecinos de la UE en el Este de Europa, y que Europa Central y del Este haga lo propio con la frontera mediterránea del bloque.

(c) Agencia EFE