España aplica fuertes restricciones para evitar un rebrote de la covid-19

Madrid, 17 mar (EFE).- España aplica desde este miércoles fuertes restricciones de movilidad interior en buena parte del país para evitar un rebrote de la covid-19, como anticipo a las que extenderá a todo su territorio en Semana Santa, aunque permite la entrada desde el exterior con controles.

El próximo viernes es festivo en varias regiones, que desde este miércoles tienen decretado cierre perimetral hasta el domingo, en un momento en que la curva de contagios en el país ha ralentizado su descenso.

Las restricciones a los viajes internos en siete regiones, acompañadas de limitaciones para las reuniones sociales, son un preámbulo del cierre previsto en todo el país en Semana Santa entre finales de marzo y comienzos de abril.

VARIAS REGIONES ESTÁN “CERRADAS”

La prohibición de entrar y salir en estas regiones, salvo algunas excepciones, abarca desde este miércoles 17 hasta el domingo 21, para evitar desplazamientos por ocio con motivo de la festividad del viernes 19, día de San José o del Padre en España.

La medida afecta a Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Extremadura, Murcia, Navarra y Galicia, donde el viernes es festivo.

Las limitaciones afectan también en esas fechas a las reuniones sociales, con un máximo de seis personas en espacios públicos abiertos, de cuatro en los cerrados y en el ámbito privado de solo convivientes en cada domicilio.

El toque de queda, para el que existe un margen de las 22:00 a las 00:00 horas (21:00 a 24:00 GMT) que puede aplicar cada región dentro del estado de alarma declarado en el país, tendrá que comenzar como máximo a las 23:00 (22:00 GMT).

Estas medidas fueron acordadas entre el Gobierno central y la mayoría de las regiones, ya que por ejemplo Madrid votó en contra y las recurrió en los tribunales, sin tiempo para que se pronuncien y desde esta jornada unos 1.500 policías refuerzan los controles en carreteras, estaciones de tren y autobús y el aeropuerto para vigilar el cumplimiento de las restricciones.

TURISMO DESDE EL EXTERIOR

El acuerdo incluye que el cierre perimetral será para todo el territorio español en Semana Santa, del 26 de marzo al 9 de abril, salvo en las islas de Canarias y de Baleares.

Las restricciones llegan en un momento clave para el turismo en España, un sector que es el motor económico del país y atraviesa una grave crisis por la pandemia, con pérdidas millonarias y de numerosos empleos.

El cierre en Valencia (este) conlleva que por segundo año se cancelen las Fallas, una fiesta multitudinaria declarada Patrimonio de la Unesco que solía atraer miles de turistas.

El Gobierno español argumenta que la flexibilización de medidas la pasada Navidad desencadenó una nueva ola de contagios y quiere evitar que vuelva a pasar en Semana Santa.

Un argumento con el que coinciden regiones como la valenciana, que en esta jornada anunciaba controles para evitar fiestas ilegales e incluso apelaba a la Iglesia para suspender actos religiosos que propicien concentraciones.

Sin embargo, la región de Madrid defiende que es necesario reactivar desde ahora el turismo y la hostelería, sin esperar al verano.

Aunque las regiones estén cerradas, sí se puede llegar desde el exterior en avión, aunque con requisitos como una prueba PCR negativa realizada en un máximo de 72 horas.

Las islas mediterráneas de Baleares esperan el retorno de turistas, en especial de Alemania, para lo que están reforzando los controles, como la toma de temperatura con cámaras termográficas y el examen visual.

Alemania ha sacado a regiones españolas como Baleares de las zonas de riesgo, lo que ha provocado un aluvión de reservas de vuelos a estas islas, un destino preferido por los alemanes, aunque Berlín insiste en la recomendación de evitar viajes que no sean imprescindibles.

El incremento de reservas desde Alemania se nota también en las islas atlánticas de Canarias, aunque en menor medida.

Alemania es el segundo mercado emisor de turistas a España, por detrás tan sólo de Reino Unido, pero los vuelos desde las islas británicas están mucho más restringidos ante el incremento de la cepa de covid-19 detectada en este país.

La Comisión Europea presentó este miércoles el certificado digital, el conocido pasaporte covid de personas vacunadas, con anticuerpos o pruebas negativas de la enfermedad, con el ánimo de que se puedan retomar los viajes en la Unión Europea, pero a la vez advirtió de que la situación epidemiológica empeora en la UE.

En el caso de España, acumula 72.565 fallecidos y 3.200.024 contagios entre sus cerca de 47 millones de habitantes, con un descenso de casos que se ha ralentizado en los últimos días.

Luis Ángel Reglero

(c) Agencia EFE