España abre parcialmente sus fronteras de Ceuta y Melilla a los trabajadores marroquíes

·2  min de lectura

España abrió parcialmente el martes las fronteras de sus enclaves del norte de Marruecos, Ceuta y Melilla, a los trabajadores marroquíes, tras dos años de cierre y después de reconciliación diplomática entre los dos vecinos, constató un periodista de AFP.

Sin embargo, el acceso a los dos territorios seguirá limitado prioritariamente a los marroquíes "en situación regular", es decir, a unas 230 personas, en su mayoría trabajadores domésticos, según las autoridades locales españolas.

Entre 35 y 40 trabajadores marroquíes que aún no están en regla podrán sin embargo cruzar la frontera de Ceuta cada día a partir del miércoles para solicitar un visado a la administración española.

"El objetivo es una reapertura gradual y ordenada y, sobre todo, acabar con la economía sumergida", explicó a  AFP un portavoz de Ceuta.

El martes, decenas de mujeres se reunieron cerca del paso fronterizo marroquí de Castillejos para protestar contra la decisión de Madrid.

"Hoy me manifiesto porque quiero tener acceso a Ceuta para encontrar trabajo. Durante mucho tiempo los trabajadores transfronterizos entraban sin visado", dijo a AFP Latifa, una niñera que trabaja en Ceuta desde hace 15 años.

Llevaban sus permisos de trabajo y coreaban "¡No al visado!".

En marzo de 2020, antes de la pandemia del covid-19 y del cierre de las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea en el continente africano, cerca de 4.400 trabajadores transfronterizos marroquíes tenían acceso a los enclaves, según datos oficiales españoles.

El sindicato de trabajadores transfronterizos afirma por su parte que el doble de marroquíes se ha quedado sin ingresos desde la crisis sanitaria.

Muchos trabajadores transfronterizos han visto expirar sus visados tras el cierre de las fronteras y ahora deben solicitar nuevos documentos en los consulados españoles en Marruecos.

Su sindicato calificó esta obligación de "injusta" y denunció el "silencio del gobierno marroquí".

Los trabajadores marroquíes exigen a los gobiernos de Rabat y Madrid que les permitan entrar en Ceuta y Melilla para "buscar trabajo" o "regularizar su situación con sus empleadores", según testimonios recogidos en Castillejos.

Las fronteras de Ceuta y Melilla se reabrieron el 17 de mayo solo para los titulares de pasaportes y visados de los países de Schengen.

isb-tpe-agr/pc/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.