Espías, submarinos y vino espumoso: extrañas disputas diplomáticas en 2021

·5  min de lectura
Foto de archivo: barcos pesqueros franceses bloquean la entrada al puerto de Saint-Malo el 26 de noviembre de 2021 en protesta por los derechos de pesca tras el Brexit (AFP via Getty Images)
Foto de archivo: barcos pesqueros franceses bloquean la entrada al puerto de Saint-Malo el 26 de noviembre de 2021 en protesta por los derechos de pesca tras el Brexit (AFP via Getty Images)

Ha sido un año marcado por las disputas diplomáticas. Pero mientras los problemas entre EE.UU. y China, Rusia y Ucrania, Bielorrusia y media Europa, y las dos Coreas dominaban los titulares, se han producido otras disputas de alto nivel y francamente inusuales.

He aquí las principales disputas diplomáticas de 2021 que tal vez te hayas perdido:

Gran Bretaña contra Francia

Los libros de historia siempre se repiten, especialmente cuando se trata de estos dos países.

Los dos países vecinos ya no son las potencias mundiales de antaño, pero a lo largo de 2021 han vuelto a las andadas.

Se enfrentaron sobre el Brexit, la seguridad, el covid-19 y la pesca. Boris Johnson habló en franglais con Emmanuel Macron y pidió en Twitter patrullas policiales conjuntas en Francia tras la muerte en noviembre de al menos 27 migrantes que se ahogaron intentando cruzar el Canal de la Mancha.

Macron calificó al líder británico de “poco serio” y en privado, según se reportó, de “payaso”, mientras las tensiones iban in crescendo.

En un mundo post-Brexit, Francia es un objetivo fácil para un líder británico populista, y 2022 es un año de elecciones presidenciales para Francia, por lo que Boris estará en el punto de mira de París, si sigue siendo el Primer Ministro. Se esperan nuevos pleitos el año que viene.

Francia contra Australia

Si París se enfadó con Londres, se enfureció con Canberra.

En septiembre, Australia anunció su adhesión al pacto de seguridad Aukus con EE.UU. y el Reino Unido. Como parte del acuerdo, Canberra desechó un acuerdo estimado en ₤50.000 millones para que Francia suministrara 12 submarinos.

Foto de archivo: vista de dos submarinos en la base HMAS Stirling de la Marina Real Australiana en Perth, Australia, 29 de octubre de 2021 (EPA-EFE)
Foto de archivo: vista de dos submarinos en la base HMAS Stirling de la Marina Real Australiana en Perth, Australia, 29 de octubre de 2021 (EPA-EFE)

Francia retiró a su embajador, Jean-Yves Le Drian, y calificó todo de “puñalada por la espalda”, y el presidente Macron se negó a atender las llamadas de su homólogo australiano, Scott Morrison.

Las cosas no acabaron ahí. Cuando se le preguntó si creía que el líder australiano le había mentido sobre la ruptura del contrato del submarino, Macron respondió: “No lo creo, lo sé”. Ouch.

China contra Lituania

Lituania permitió a Taiwán abrir una oficina, una especie de embajada de facto, en Vilna.

China, que considera la isla democrática autogobernada como su propio territorio, no respondió favorablemente.

Pekín redujo su oficina diplomática en Vilna, bloqueó las importaciones de la UE con componentes fabricados en Lituania y advirtió que el Estado europeo será relegado al “bote de la basura de la historia”.

Lituania, que en su día formó parte de la URSS, cerró su embajada en Pekín, mientras que el legislador Matas Maldeikis escribió en Twitter que la advertencia de China era irónica porque el comunismo ya estaba en el bote de la basura.

Para rematar, Maldeikis terminó su tuit con el hashtag #StandWithTaiwan.

Croacia contra Italia

Bañados por el sol, con grandes costas y hermosas playas: se podría pensar que no hay mucho por lo que estos dos países deban preocuparse.

Pero lo hay, y curiosamente es el prosecco.

Croacia produce una bebida llamada Prosek, un vino de postre, y quiere que reciba un reconocimiento especial de la UE.

Italia está horrorizada y ha dicho que esa medida amenaza la identidad de la bebida tan apreciada en Gran Bretaña.

Es la segunda vez que los dos países se enfrentan por lo mismo. En 2013, Italia bloqueó una medida similar de Croacia, argumentando que los dos nombres son demasiado similares. Sin inmutarse, Croacia volvió a la carga.

Foto de archivo: legisladores italianos muestran botellas de Prosecco durante una reunión informativa en Roma, Italia, el 22 de septiembre de 2021 (EPA-EFE)
Foto de archivo: legisladores italianos muestran botellas de Prosecco durante una reunión informativa en Roma, Italia, el 22 de septiembre de 2021 (EPA-EFE)

República Checa contra Rusia

Los checos y los rusos han tenido a menudo relaciones problemáticas, cuyo punto más bajo fue la invasión de Checoslovaquia dirigida por Moscú en 1968.

En abril de este año, hubo otro punto álgido.

Los checos expulsaron a 18 diplomáticos rusos, identificados como espías por Praga, por su papel en dos explosiones en depósitos de municiones en 2014. Rusia respondió expulsando a 20 diplomáticos checos e incluyó al país de la UE en su temible “lista de Estados no amigos”.

Praga y Moscú han limitado el tamaño de la embajada del otro país a solo siete diplomáticos y 25 empleados de apoyo. Esto supone una enorme reducción de la presencia diplomática rusa en el país, una reliquia de la era soviética, cuando Checoslovaquia era un satélite de Moscú.

Islas Salomón contra China/Taiwán

No son muchos los disturbios que se inician por decisiones de política exterior, pero eso es exactamente lo que ocurrió en las Islas Salomón este año.

La población de este país insular del Pacífico, disgustada por el cambio de lealtad de Taiwán a China en 2019, se volcó a las calles.

En los disturbios que siguieron, se quemaron edificios y murieron al menos tres personas.

En respuesta, China dijo que enviaría oficiales de policía a las islas para ayudar a entrenar a sus fuerzas.

El gobierno de las Islas Salomón culpó a “agentes de Taiwán” de los problemas. Taipéi negó cualquier implicación.

Foto de archivo: un hombre observa los daños causados por los disturbios en Honiara, Islas Salomón, el 27 de noviembre de 2021 (AFP via Getty Images)
Foto de archivo: un hombre observa los daños causados por los disturbios en Honiara, Islas Salomón, el 27 de noviembre de 2021 (AFP via Getty Images)

Líbano contra el Golfo

Como si el Líbano no tuviera ya suficientes problemas, de alguna manera encontró espacio para uno más en 2021.

Un antiguo presentador de televisión convertido en ministro del gobierno, George Kordahi, criticó a Arabia Saudita por su papel en la guerra de Yemen.

Como era de esperar, sus comentarios no gustaron a Riad, pero tampoco a sus aliados del Golfo, como Baréin, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos.

Todos los países retiraron a sus embajadores del Líbano, añadiendo más inestabilidad al panorama político de Beirut.

Kordahi aguantó seis semanas, pero finalmente sucumbió a las presiones y dimitió a principios de este mes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.