Espías, satélites y abogados: compradores de soja aprietan a los agricultores brasileños

Ana Mano
·7  min de lectura
Foto de archivo de un camión siendo cargado con soja en Porto Nacional, en el estado brasileño de Tocantins

Por Ana Mano

SAO PAULO (Reuters) - Los comerciantes mundiales de cereales están usando satélites y espías para vigilar el núcleo de la soja en Brasil y desplegando un ejército de abogados para garantizar que los agricultores entreguen las cosechas prometidas, en lugar de buscar otro comprador a precios que se han duplicado desde la firma.

Están en juego miles de millones de dólares y la inviolabilidad de los contratos de cosecha en Brasil, el principal exportador de soja del mundo, que representa aproximadamente el 50% del comercio mundial.

La soja ha alcanzado un máximo de los últimos ocho años y las exportaciones de la oleaginosa de Brasil se han disparado, especialmente a China, que necesita piensos para reconstruir su industria de la crianza de cerdos, devastada por la peste porcina africana.

Si los agricultores cumplen, los comerciantes obtienen beneficios. Si los agricultores consiguen romper los contratos, podrían duplicar sus ingresos.

Las disputas han puesto a prueba una cultura comercial algo informal en las zonas rurales de Brasil. Los agricultores dicen que los comerciantes exigen la entrega incluso cuando no se han firmado contratos.

Hay casos en los que sólo se llegó a un acuerdo por Whatsapp. Otros compromisos se hicieron por teléfono o por correo electrónico.

Los negocios son mucho menos atractivos para los agricultores ahora, ya que los precios se dispararon un 71% desde mayo de 2020, cuando muchos se cerraron.

Los comerciantes dicen que los agricultores deben cumplir sus acuerdos, y los grupos de presión de los principales comerciantes de granos como Archer-Daniels-Midland Co, Bunge Ltd, Cargill Inc y Louis Dreyfus Co (LDC) detallaron a Reuters las tácticas que están usando para que éstos mantengan su palabra.

Nancy Franco, una abogada que representa a todas las grandes empresas comerciales y que ha supervisado docenas de demandas contra agricultores que incumplen contratos millonarios, dijo que el número de casos se disparó a 40 esta temporada desde "dos o tres" en los últimos años, después de que los agricultores de soja amenazaron con incumplir o pidieron precios más altos.

"Este año los comerciantes son mucho más proactivos", dijo Franco, que no quiso hablar de casos concretos.

La última oleada de incumplimientos de entrega de los agricultores brasileños se produjo en 2003 y 2004, cuando la enfermedad de la roya devastó las cosechas de soja. Este año, los comerciantes afirman que las cláusulas de fuerza mayor se aplican a un pequeño número de agricultores, la mayoría de los cuales buscan sacar provecho de los altos precios.

Los comerciantes afirman que la confianza en la integridad de los contratos sostiene la industria brasileña de la soja, de 45.000 millones de dólares, desde la venta de insumos y maquinaria hasta la financiación de las cosechas.

Sin embargo, los agricultores han acusado a los compradores de acosarles y violar su intimidad para garantizar las entregas de soja.

En un informe policial de marzo visto por Reuters, un agricultor de Goiás alegó intimidación de un contratista empleado por Gavilon do Brasil, diciendo que estaba filmando su granja sin permiso y reclamando derechos sobre su cosecha, 12.000 toneladas de soja por valor de casi 7 millones de dólares a los precios actuales, según los archivos judiciales relacionados con la disputa.

Gavilon, que tiene su sede en Estados Unidos, dijo a Reuters que su contrato con el agricultor de Goiás era legal y vinculante. El rally de la soja, dijo, creó desafíos en Brasil, donde pudo hacer cumplir la mayoría de los contratos en disputa y obtener la soja que había negociado.

El año pasado, los agricultores brasileños de soja vendieron un volumen de cosecha sin precedentes antes de plantar una semilla, ya que los precios parecían atractivos. Pronto, la disminución de la oferta estimuló un repunte aún mayor.

Los comerciantes se ponen de acuerdo para comprar soja con antelación para asegurar los suministros y fijar los precios. Las operaciones están cubiertas, y los compromisos de transformación o exportación están vinculados a estos contratos.

Fuentes de las empresas de intermediación de materias primas y sus abogados dijeron que se necesitan tácticas duras para hacer cumplir los contratos, formales o informales. Los agricultores insisten en que una cláusula de arbitraje les da derecho a salirse de los contratos sin pagar multas del 30% al 50% del precio al contado de la soja comprometida.

"No admitimos que se llame a esto incumplimiento contractual, es una resolución contractual", dijo Wellington Andrade, director ejecutivo del grupo de productores Aprosoja, en una entrevista.

"Si no nos hubiéramos organizado, la cadena de suministro se vería interrumpida", sostuvo por su parte Alessandro Reis, director de operaciones de CJ Selecta, la unidad local del grupo surcoreano CJ Cheiljedang.

El grupo CJ compró 4 millones de toneladas de soja en Brasil esta temporada para procesarlas y revenderlas a clientes internacionales como Unilever y productores noruegos de salmón.

CJ Selecta tenía unos 2.000 contratos activos de soja brasileña y más de 400 explotaciones bajo vigilancia, dijo Reis, para asegurarse que los agricultores no llevan la soja a los almacenes de otra empresa que paga más.

En febrero, tras vigilar a un agricultor del estado de Minas Gerais, CJ Selecta consiguió una orden judicial para garantizar la entrega de 3.600 toneladas de soja. Los documentos muestran que el agricultor se comprometió a entregar soja a CJ Selecta en mayo de 2020 a un precio de entre 90 y 95 reales (17,48 dólares) por saco, pero posteriormente buscó un mejor contrato. CONVERSACIONES DE WHATSAPP

Usando como pruebas mensajes de WhatsApp, Marcus Reis, abogado del comprador brasileño de granos Agrobom, obtuvo una orden judicial para incautar miles de bolsas de soja de productores que buscaban renegociar los precios.

Agrobom tenía contratos para vender soja a Bunge y no podía permitirse comprar la oleaginosa en el mercado al contado si el agricultor incumplía, dijo Reis.

Los tribunales se han puesto mayoritariamente del lado de las empresas comerciales, pero los agricultores sostienen que las conversaciones informales sobre los contratos no deberían ser legalmente vinculantes.

"Hubo un chat de WhatsApp en febrero del año pasado con mi cliente tratando de vender la soja", dijo Nelson Barduco, que defiende al productor Marcelo Rezende, uno de los agricultores demandados por Agrobom. El agricultor rechazó posteriormente un contrato formal.

Agrobom dijo a Reuters que un simple "visto bueno" de un agricultor es un compromiso real, especialmente cuando las partes han hecho negocios antes. Barduco sostuvo que su cliente tuvo que aceptar 80 reales por bolsa de soja que ahora vale el doble, de lo contrario el caso judicial podría prolongarse mientras los granos quedaban en una bodega.

Rezende y otros agricultores citados en las demandas no quisieron hablar con Reuters.

Dos agricultores de Mato Grosso, que hablaron bajo condición de anonimato, confirmaron que algunos productores rompieron sus contratos.

Uno dijo que las lluvias interrumpieron la cosecha en el principal estado agrícola de Brasil. El otro conocía a cultivadores que entregaron deliberadamente el producto a nuevos compradores, lo que provocó la vergüenza de la comunidad agrícola local.

Una fuente cercana a la empresa comercializadora estatal china Cofco, que pidió el anonimato, dijo que los impagos se han multiplicado por "dos o tres" respecto de temporadas anteriores. La empresa invirtió en tecnología de control y satelital "sabiendo que esta temporada sería difícil", dijo la persona.

Cofco no respondió a una solicitud de comentarios.

Abiove, una asociación que representa a los trituradores y comerciantes de semillas oleaginosas, anunció en febrero la creación de una base de datos que permite a los miembros compartir información sobre los agricultores y ciertos detalles sobre los contratos. Esto enfureció a los agricultores.

Abiove afirmó que la base de datos es legal y está gestionada por un tercero. En combinación con los esfuerzos de vigilancia, ayudó a mantener los impagos por debajo del 1% de los contratos, dijo André Nassar, presidente de Abiove, añadiendo que una herramienta similar podría utilizarse para vigilar a los productores de maíz de Brasil.

Los miembros de Abiove, Bunge y LDC, no quisieron hacer comentarios. El presidente de Cargill en Brasil, Paulo Sousa, admitió preocupaciones por incumplimiento este año, pero dijo que los casos son "aislados". ADM no respondió a una solicitud de comentarios.

Aprosoja criticó que se comparta la información de los contratos privados, diciendo que puede violar las leyes de protección de datos.

"Evidentemente, este sistema de seguimiento servirá para poner en la lista negra a un agricultor cuando decida volver a discutir el contrato", dijo Andrade.

(1 dólar = 5,4352 reales)

(Reporte de Ana Mano y reporte adicional de Roberto Samora en São Paulo; Editado en español por Javier López de Lérida)